Los cirujanos de dos hospitales operaron el domingo a la mujer, de 38 años, en la ciudad de Amiens, en el norte del país al injertar tejidos, músculos, arterias y venas de otra mujer que estaba en estado de muerte cerebral.

'El primer trasplante parcial de cara - el triángulo de la nariz, los labios y la barbilla - se llevó a cabo el domingo en Francia', dijo el hospital en un breve comunicado tras esperar tres días para anunciar la pionera operación.

'La paciente se encuentra en un estado excelente y el trasplante parece normal', añadió.

La mujer se había quedado sin nariz y labios después de que el pasado mes de mayo fuese atacada por un perro, lo que le había dejado incapacitada para hablar o masticar.

El comunicado, emitido tras la operación que se llevó a cabo en un hospital en Lyon, en el sureste de Francia, no dijo qué aspecto tendrá la mujer una vez que se recupere completamente, pero expertos médicos han dicho que es poco probable que se parezca a la donante.

La operación estuvo dirigida por Jean-Michel Dubernard, un especialista de un hospital en Lyon que también ha hecho trasplantes de manos, y Bernard Devauchelle, un especialista de un centro médico de Amiens.

Stephen Wigmore, presidente del comité de ética de la Sociedad Británica de Trasplantes, dijo que otros equipos en Francia, Estados Unidos y Reino Unido han estado desarrollando para poder convertir los trasplantes de cara en una realidad.

Hace mucho tiempo que hay trasplantes de diferentes partes del cuerpo para atender quemaduras y otros accidentes, pero las operaciones en la zona de la boca y de la nariz se consideraban como muy difíciles por el alto grado de sensibilidad hacia tejidos extraños.

PREGUNTAS ÉTICAS

Iain Hutchins, un cirujano facial y consejero delegado de Salvando Caras - La Fundación de Investigación de Cirugía Facial, una organización dedicada a la investigación médica, dijo que aunque hay que celebrar todos los avances médicos, la operación de trasplante facial ha despertado muchas cuestiones morales y éticas.

'Esta ha sido una operación de 'calidad de vida', en vez de una operación para salvar una vida, y tiene muchas implicaciones para el receptor y para la familia del donante', añadió.

A corto plazo, habrá un riesgo para la paciente de que se le bloqueen los vasos sanguíneos, a medio plazo un peligro de que su cuerpo rechace el tejido de la donante y a la larga, la posibilidad de que los medicamentos utilizados en la operación puedan causar cáncer.

'Podría entonces encontrarse en el punto de partida, sin cara y necesitando más operaciones de reconstrucción', afirmó Hutchins.

Peter Butler, un cirujano plástico del Royal Free Hospital de Londres que ha investigado los trasplantes faciales, dijo que cree que la barbilla, los labios y la nariz se trasplantaron en un bloque y que la prognosis probablemente sea buena.

'Estéticamente tendrá muy buena pinta si se cura. La pregunta es si funcionará', añadió Butler.

/Por Catherine Lagrange/