El alcalde, acompañado por los concejales de Participación Ciudadana, Vicente Canuria; Hacienda, Miguel Ángel Fernández Cardo; Juventud, María Rodríguez; Protección Civil, Agustín Pérez Lamo, y Obras, Gema Cabezas, participó en el tradicional desayuno con motivo de las fiestas de El Egido.

El desayuno vecinal, que tuvo lugar en el bar La Candamia, supuso el pistoletazo de salida de una jornada festiva en la que no faltó la música y las actividades para niños y niñas. "Además, como manda la tradición, se han degustado sopas de ajo, torreznos y, para finalizar, un poco de dulce y café", indicaron las mismas fuentes.

Asimismo, Francisco Fernández fue el encargado de descubrir, junto al abad de la cofradía, Vicente Pertejo, la placa que da el nombre de Real Hermandad de Jesús Divino Obrero al parque que se sitúa frente al Polideportivo Salvio Barrioluego.

Así, la distinción fue concedida por el Ayuntamiento el pasado 31 de marzo y sirve de "reconocimiento al trabajo de esta hermandad que lleva más de 50 años". Durante su intervención, el regidor municipal y hermano de honor de la cofradía destacó el "arraigo de dicha hermanada en el barrio así como por su labor en la Semana Santa Leonesa".

Del mismo modo, la cofradía quiso rendir tributo a la Policía Local de Gran Gala y le otorgó el título de Escolta Honorífico del Paso de La Resurrección. La placa fue recogida por Francisco Fernández y el concejal de Seguridad y Movilidad, José Antonio Díez. El broche de oro a este acto corrió a cargo de la banda de la Hermandad de Jesús Divino Obrero.

Consulta aquí más noticias de León.