Hernández indicó que a principios de 2008, cuando empezaba la crisis, las matriculaciones de coches en España sufrieron un descenso que "fue el mayor de los últimos quince años".

De todos modos, apuntó que aunque las ventas de coches "mejoraron" en España en marzo, "todavía no se ha recuperado al nivel en el que estaban antes de la crisis". Agregó, en un comunicado, que las operaciones de ventas de coches acogidas al Plan 2000E fueron de 280.000 unidades en el conjunto nacional en 2009, mientras que en Canarias el volumen de operaciones "fue de unas 72.000 unidades".

En cuanto a la demanda de coches particulares en 2009, se "ha pasado de una tasa negativa del 46,44 por ciento acumulado en los cuatro primeros meses del año a un -22 por ciento a final de año, cuando la previsión era de una caída del 47 por ciento".

Hernández afirmó que este cambio se ha debido "a la aplicación del Plan 2000E". Asimismo, explicó que el perfil del beneficiario "ha sido de un 93,57 por ciento para ciudadanos particulares, empresarios autónomos el 1,53 por ciento y Pymes el 4,90 por ciento".

Además, indicó que según las estimaciones realizadas por la consultora MSI, la recaudación, conforme a los datos disponibles, de un precio medio por vehículo de 14.500 euros en la Comunidad Autónoma Canaria, "produce una recaudación total unitaria de 2.188 euros y la recaudación total (2.880 vehículos de demanda adicional) es de 6.301.480 euros".

Respecto a los datos de recaudación, apuntó que el ahorro energético y los derechos de emisión de dióxido de carbono para Canarias "no producen coste para la Administración autonómica sino que, al contrario, resulta un dato favorable para la misma, cuya recaudación se incrementa".

Hernández precisó que en Canarias el Impuesto General Indirecto (IGIC) "es un impuesto estatal cuya recaudación revierte directamente en la Comunidad Autónoma, como ocurre con el Impuesto Especial".

El diputado socialista también insistió en que se mantiene el empleo en el sector. "Por cada seis coches vendidos se mantiene un empleo en los concesionarios; el ahorro en el subsidio de desempleo es considerable, así como el ahorro por costes de fallecidos y heridos en accidentes, se mejora la seguridad vial", apostilló.

Reducir las emisiones de dióxido de carbono

Por otro lado, se refirió a la renovación que conlleva una "considerable reducción" en las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, ya que "implica una mejora" en la tecnología y en los consumos de los nuevos vehículos.

"Al Plan 2000E, tanto en España como en Canarias, se le puede calificar como un éxito, pues ha evitado la caída de las ventas después de 16 meses, lo que supone una mejora de la situación general del sector, manteniendo la actividad del mismo y el empleo", subrayó.

Hernández afirmó que tanto los fabricantes como los vendedores solicitan a la Administración central que "amplíe el citado Plan 2000E con su programa de incentivos y ayudas, de las que 1.000 euros los pone el fabricante, 500 el Gobierno central y 500 el Gobierno autónomo, cuya aplicación ha reactivado" el mercado desde mediados de 2009.

Finalmente, recordó que este Plan contó con un presupuesto de 140 millones de euros en 2009, que ha sido prorrogado para 2010 con 100 millones más y concluyó indicando que el "Plan se autofinancia con lo que se ingresa por el IGIC y el impuesto de matriculación".