La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Huelva alertó hoy del "aumento" en la incidencia de la tuberculosis en el ganado bovino de la provincia, un hecho que está afectando "gravemente" a las explotaciones de ganado de bovino extensivo con "importantes consecuencias negativas", por lo que solicitó la puesta en marcha de "medidas urgentes".

En declaraciones a Europa Press, el secretario general de UPA-Huelva, Fidel Casilla, manifestó que es necesario una "mayor sensibilización" por parte de los organismos públicos ante el esfuerzo que los ganaderos están realizando para erradicar esta enfermedad, ya que éstos no disponen de mecanismos que permitan limitar el contacto entre el ganado y las poblaciones cinegéticas —ciervos y jabalíes—, los cuales suponen "un peligro porque actúan como reservorio y transmisores de la enfermedad".

Ante esta situación, Casilla pidió la puesta en marcha de medidas "urgentes, que permitan compensar las pérdidas que están sufriendo los ganaderos a causa de la tuberculosis bovina". De este modo, UPA-Huelva solicitó "el esfuerzo y colaboración" entre las administraciones para controlar la fauna silvestre y cinegética, que cohabita con el ganado en la misma explotación y que actúa como fuente de infección de la tuberculosis bovina.

El aumento de la incidencia de tuberculosis en el ganado bovino está afectando "gravemente" a la viabilidad de las mismas, puesto que las explotaciones afectadas tienen restricciones en los movimientos de ganado, según explicó Casillas, quien aseguró que la tuberculosis bovina, por lo general, es una enfermedad infecciosa progresiva causada por Mycobacterium bovis, un patógeno intracelular muy resistente en el medio que afecta a otros mamíferos, salvajes y domésticos.

La tuberculosis que afecta a los pulmones de los animales, tal y como señaló Casillas, presenta reacciones de hipersensibilidad retardada y provoca una disminución en la producción en los animales afectados. Aún así, el secretario de la UPA aseguró que "no hay riesgo para la salud pública" y recordó que los animales que dan positivo son objeto de sacrificio obligatorio y decomisados.

Asimismo, Fidel Casilla solicitó a las administraciones competentes que se "flexibilice" parte de los movimientos de explotaciones hacia cebaderos no calificados con las adecuadas medidas de bioseguridad, de modo que "los ganaderos que tengan algún caso positivo puedan trasladar su ganado a cebadero, sin tener que engordarlos en su propia explotación, hecho que causaría enormes pérdidas para los ganaderos de bovino extensivo, que no tienen instalaciones adecuadas y que no están acostumbrados a cebar terneros".

Por último, Casilla pidió que se establezca "un régimen especial" para las ganaderías extensivas, donde existe un mayor riesgo de contagio de la enfermedad al convivir con animales silvestres, y que esta actuación se refleje en las "indemnizaciones por el sacrificio obligatorio de animales positivos".

Consulta aquí más noticias de Huelva.