Francisco Correa
Francisco Correa. ARCHIVO

El corrupto, estafado. Y hasta en dos ocasiones. El cerebro de la trama Gürtel, Francisco Correa, fue engañado por dos personas distintas durante los años que dirigió la red que compraba voluntades políticas. Dos engaños: un robo y una estafa, que le costaron 511.000 euros. La ladrona fue Felisa Isabel Jordán, empleada de Correa y ahora uno de los principales testimonios acusadores

La ladrona fue Felisa Isabel Jordán, empleada de Correa y ahora uno de los principales testimonios acusadores que tiene el juez contra la trama. Correa acusa a Jordán de gastar 211.676 euros en compras personales con la tarjeta de crédito de Special Events, una de las firmas de Correa.

La contabilidad revela que entre 2005 y 2007 Jordán se gastó 9.117 euros en peluquería, 6.000 euros en zapatería, 737 euros en perfumería, 3.600 euros en centros de belleza y 161.000 euros en comercios de lujo como Carolina Herrera, Loewe... hasta que Correa se dio cuenta.

Estafado

La estafadora fue una diplomática panameña. Correa quiso en 2008 huir de España y establecerse en Panamá. Para ello contactó con una diplomática del país, apodada la bruja, que supuestamente le iba a conseguir papeles que acreditaban que Correa llevaba varios años residiendo en Panamá, con lo que justificaría por qué no pagaba sus impuestos en España.

El trámite no le salió gratis. Correa desembolsó 300.000 dólares por unos documentos que nunca recibió. "Me han hecho una putada. Una estafa", dice Correa en una conversación intervenida.