La Xunta lo señaló como «un día para la reflexión y el compromiso de toda la sociedad» frente a una violencia que el Valedor do Pobo tachó de «vergüenza universal».