El ministro Caamaño
El ministro de Justicia, Francisco Caamaño. EFE / ARCHIVO

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, afirmó que el caso de Najwa, la joven que insiste en acudir a su instituto con el hiyab, pone de manifiesto la necesidad de una nueva Ley de Libertad Religiosa en sintonía con los cambios de la sociedad española, en cuyo proyecto el Gobierno "está trabajando".

No es lo mismo un burka que un veloEn declaraciones a la Cadena Ser, Caamaño señaló que "en treinta años la sociedad española ha evolucionado muchísimo desde el punto de vista del sentimiento religioso y de su pluralidad" y, por lo tanto, "esa ley es cada día más necesaria".

En cuanto a la polémica abierta a raíz de la prohibición de asistir a clase con velo, decretada en el Instituto Camilo Jose Cela, en Pozuelo (Madrid), Caamaño advirtió de que "en el debate que se produce entre la opinión pública se entremezclan muchos argumentos" e indicó que "todo el mundo entiende que no es lo mismo un burka que un velo".

En este sentido, apostó por "una convivencia dentro de la proporcionalidad" y confió en la tolerancia de la sociedad española, así como en su capacidad para aplicar el sentido común. Además, explicó que "no es lo mismo los símbolos religiosos en los espacios públicos de servicio estatal que los que pueda portar una persona que compadece en un espacio publico". En cualquier caso, sentenció que "la ley debe clarificar".

Las niñas asisten a clase sin 'hiyab'

Mientras tanto, Najwa ha dejado de ir al instituto mientras que sus compañeras lo hacen sin llevar el 'hiyab', al parecer por miedo y para evitar problemas con sus compañeros.

La Federación de Entidades Religiosas Islámicas (Feeri) estudia llevar al instituto ante el Tribunal Constitucional por "violar la libertad religiosa y el derecho de educación".

la comunidad islámica, que estudia llevar al instituto ante el Tribunal Constitucional por "violar la libertad religiosa y el derecho de educación". La demanda, planteada por la Federación de Entidades Religiosas Islámicas (Feeri), "está encima de la mesa", según Mohamed Kharchech, de la Feeri.