Viajes Marsans
Agencia de Viajes Marsans en el centro de Madrid. Zipi / EFE

Viajes Marsans, propiedad de Gerardo Díaz Ferrán y de Gonzalo Pascual, anunció la noche del martes su intención de seguir vendiendo billetes y anticipó que estudia interponer las correspondientes demandas contra la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) en reparación de los daños y perjuicios ocasionados al retirarle el organismo la licencia para la venta de billetes y "extralimitarse" así en sus facultades.

El grave error que ha cometido IATA será subsanado inmediatamenteEl presidente de Marsans, Gonzalo Pascual, señaló que su compañía "siempre ha cumplido en plazo y cuantía" con los pagos a IATA, que le exige un aval de 20 millones de euros para recuperar la licencia de venta de billetes de avión. "El grave error que ha cometido IATA será subsanado inmediatamente garantizando en todo momento la atención a los pasajeros y vendiendo billetes", añadió Pascual en un comunicado.

Tras recalcar que la IATA "se ha extralimitado" en sus facultades, el presidente de Marsans adelantó que los servicios jurídicos de la agencia "estudian la interposición de las correspondientes demandas en reparación de los daños y perjuicios que han provocado con su actitud irresponsable, que afecta a un colectivo de 4.000 trabajadores".

La IATA ha decidido retirar la licencia por las dificultades que la organización habría registrado en los dos últimos meses para percibir el pago que la agencia de viajes debe efectuar a mediados de cada mes.

Avales de hasta 20 millones

Para recuperar la licencia y poder operar nuevamente en la venta de billetes de avión, Viajes Marsans deberá presentar ante la IATA avales por un importe de hasta 20 millones de euros.

De esta forma, el grupo Marsans, cuyos mandos ha asumido personalmente Gonzalo Pascual, tras la dimisión de su director general y el cese de varios consejeros delegados, tratará de buscar financiación para presentar nuevos avales.

Díaz Ferrán y su socio lograron el mes pasado un crédito de 30 millones de euros con ocho de las 18 entidades acreedoras del grupo, además de la aportación de 14 millones de euros por parte del accionariado de Viajes Marsans. La compañía indicó entonces que la compañía destinará los 44 millones a la campaña anual de su 'joya de la corona', que parece pierde fuelle.