El informe revela que España es uno de los países europeos que más restringe el acceso a la vivienda a inmigrantes y minorías étnicas.