La demanda baja a la mitad los sábados y domingos, según el último balance de la Diputación vizcaína. La práctica se pondría en marcha el próximo año, junto con la reorganización total del servicio.