Lourdes Mamani con su hija
Lourdes Mamani con su hija Tami Fabiola Ticona Mamani en el avión en el que dio a luz. EFE

Una beca de educación, salud gratuita, cursos de inglés y billetes de avión gratis hasta los 21 años son algunos de los beneficios que tendrá una niña que nació a 24.000 pies de altura, por ser la "primogénita" de la aerolínea boliviana TAM.

Bautizaron a la niña como Tami, en honor a la compañía TAM, y Fabiola porque la empresa es de la FAB Con tan sólo una semana y un día de vida, Fabiola Tami Ticona Mamani, la niña que nació en pleno vuelo en un avión de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) el 14 de febrero, fue bautizada este martes en la misma aeronave en el aeropuerto militar de El Alto, ciudad aledaña a La Paz.

En una ceremonia religiosa que se celebró en el mismo asiento en el que viajaba la madre antes de dar a luz, el 8-A, un sacerdote bautizó a la niña como Tami, en honor a la compañía Transporte Aéreo Militar (TAM), y Fabiola porque la empresa es de la FAB, según explicaron sus padres.

"El mejor regalo que Dios nos pudo dar es que esta niña abra los ojos y llore. Es la primogénita de la Fuerza Aérea Bolivia y es algo histórico en el país", afirmó el comandante de la FAB, general Tito Gandarillas, que junto a su esposa ejercieron de padrinos del bautizo. Gandarillas detalló que la niña contará con una beca de estudios hasta la educación secundaria, cursos de idiomas, atención médica gratuita y billetes de avión gratis hasta que cumpla 21 años.

Tuvo el parto el pasado domingo en el pasillo del avión con la ayuda de un médico y una enfermera que casualmente viajaban en el mismo vuelo "No sé que más darle, le doy mi corazón", afirmó el comandante de la FAB, quien encabezó una larga fila de pilotos y asistentes de vuelo uniformados que se acercaron a la niña para darle sus regalos en una ceremonia a la que no faltaron la banda militar y un nutrido grupo de periodistas. La madre de la niña, Lourdes Mamani, tuvo el parto el pasado domingo a 24.000 pies de altitud en el pasillo del avión con la ayuda de un médico y una enfermera que casualmente eran parte de los pasajeros que viajaban entre las ciudades de Cochabamba y La Paz.

Mamani explicó que cuando tomó el avión junto a su esposo para pasar las fiestas de Carnaval en la ciudad de La Paz con su familia se sentía bien y no pensaba que fuese a dar a luz porque aún le quedaban 15 días para la fecha prevista para el parto. "Un poco me dolía cuando empezó a despegar y me dolía más y más y la tuve a mi hijita. No tuve miedo porque hubo doctor, él me dijo que me iba a ayudar y me tranquilicé. Estaba feliz de ver a mi hija porque estaba sanita", declaró la madre.