Según informó hoy el Instituto Armado, los agentes llevaban tiempo investigando el tráfico y consumo de estupefacientes en las lonjas (locales) existentes en la localidad.

En concreto, centraron sus pesquisas en un vecino de la villa, que responde a las iniciales J.M.N.A., relacionado con una de esas lonjas, a la que también tenían acceso más personas.

La Guardia Civil decidió actuar antes de los Carnavales y, de esta forma, el 11 de febrero detuvo a J.M.N.A., tras lo cual se registró su vivienda, un garaje y la lonja. Días más tarde, el 16, se detuvo a A.R.B. y A.E.H., y ayer, día 22, se arrestó a E.L.C.R., todos ellos vecinos de Santoña y presuntamente implicados también en el tráfico de drogas.

Las investigaciones aún continúan porque se cree que puede haber más implicados y no se descartan nuevas detenciones.

En los diferentes registros realizados en esta operación la Guardia Civil se incautó en total de cerca de 89 gramos de hachís (en 9 trozos), 11,45 gramos de speed (en 13 envoltorios), casi ocho gramos de cocaína (en 18 envoltorios), seis envoltorios de éxtasis, más de 20 gramos de marihuana y dos plantas, cerca de 14.000 euros en metálico, dos balanzas de precisión, utensilios con restos de drogas y una pistola simulada, entre otros efectos.

Además de esta operación de la Guardia Civil en la que se intervino droga ya distribuida en envoltorios, en el despliegue de seguridad que este Cuerpo dispuso en los Carnavales de Santoña se formularon un total de 15 denuncias. De ellas, nueve fueron por tenencia y consumo de sustancias estupefacientes, cuatro por tenencia de armas blancas y dos por alteraciones de orden público.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.