La empresa ha despedido a una trabajadora por comer donuts en horario laboral.

También en Alicante, otro ha sido despedido tras ser acusado de quedarse con el tabaco de la tienda en una gasolinera, hecho que niega el propio trabajador.