El organismo entiende que la oferta de 22.000 millones de euros no afecta a las actividades reguladas. La decisión contó con cinco votos a favor, tres en contra y una abstención.