La secretaria de Organización del PSIB, Rosa Maria Alberdi, esperó hoy que UM continúe votando a favor de lo suscrito en el pacto de gobernabilidad, firmado en 2007 por ambas formaciones y el Bloc, a pesar de la "pérdida de confianza" en la formación liderada por Josep Melià, debido a sus casos de corrupción, que han provocado la expulsión de sus cargos ejecutivos del Govern, el Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma.

Tras la reunión de la Comisión Ejecutiva del PSIB, Alberdi auguró que esta decisión de echar a UM de todas las instituciones en las que tenía responsabilidad de Gobierno, provocará que sea "muy difícil" gobernar en ellas, aunque confió en llegar a consensos con los uemitas, así como con el PP, "tal como se han alcanzado hasta ahora en algunas cuestiones aprobadas por unanimidad".

Preguntada por las declaraciones de Melià, quien ayer recalcó que tras la expulsión de su partido, UM tiene las "manos libres" en las tres instituciones, la dirigente socialista incidió en que hay una parte del pacto de gobernabilidad que recoge las propuestas de los nacionalistas, por lo que "estamos seguros que habrá muchos temas en los que podemos llegar a un acuerdo".

Pese a la voluntad del PSIB de alcanzar consensos con UM, Alberdi insistió en que el PSIB ha "perdido la confianza" en el "conjunto de este partido", por lo que "ha habido que apartarlo de la responsabilidad de gestión, debido a que generaba inseguridad y las instituciones no pueden tener ni sombra de duda".

No obstante, dijo que ello no quiere decir "de ninguna de las maneras" que el PSIB piense que todos los dirigentes de UM sean corruptos, ya que este partido es responsable de "cosas bien hechas" en esta legislatura, teniendo en cuenta que dispone de personas "honradas que trabajan con el único objetivo de defender su ideología". Por ello, insistió en que si "se apartan a las personas corruptas de los partidos, estos se pueden regenerar".

Por otra parte, confió en lograr también acuerdos con el PP, aunque criticó que, hasta ahora, este partido "no ha tenido un interlocutor válido", ya que cuando su presidente actual, José Ramón Bauzá, "se ha comprometido a reunirse con el presidente del Govern, Francesc Antich, algunos dirigentes de su partido se lo han impedido".

Pese a ello, se mostró "absolutamente convencida" de que Antich convocará en los próximos días a Bauzá para explicarle la situación generada en las principales instituciones de Baleares, a raíz de la detención de varios dirigentes de UM, entre ellos dos ex-directores generales del Ejecutivo balear y el portavoz y regidor de esta formación en el Ayuntamiento de Palma, Miquel Nadal, en el marco de la Operación Voltor.