Baltasar Garzón
El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. ARCHIVO

El Tribunal Supremo ha admitido hoy a trámite la querella de dos abogados por prevaricación, cohecho y estafa contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, en relación con el dinero que percibió del Banco Santander durante su estancia en la Universidad de Nueva York en los años 2005 y 2006.

En un auto notificado este jueves, la sala de lo penal del Alto Tribunal señala que la investigación deberá aclarar si en la entrega del dinero "medió la consideración al hecho de tratarse de un juez de instrucción de la Audiencia Nacional o si por el contrario tal cosa puede valorarse como una mera suposición o conjetura".

Los denunciantes sostienen que Garzón recibió 302.000 dólares del Santander para patrocinar sus conferencias Los letrados querellantes, José Luis Mazón y Antonio Panea, relacionaron la percepción de 302.000 dólares por parte de Garzón con la decisión de éste de no admitir a trámite posteriormente una querella formulada contra directivos del Banco Santander, entre ellos su presidente Emilio Botín, en el proceso penal por las "cesiones de crédito".

"No se trata, pues, en momento procesalmente tan temprano, de afirmar la existencia de un hecho delictivo, sino de comprobar si se puede excluir definitivamente su existencia", concluye la resolución, que designa instructor al magistrado Manuel Marchena, que tendrá que decidir si cita a Garzón para tomarle declaración como imputado.

El TS abre así una vía para la investigación judicial de unos hechos "respecto de los que, tal y como vienen relatados en la querella, no se puede excluir, en ese momento, su carácter delictivo ni la intervención en ellos del querellado".

Esta querella es la segunda que estos dos abogados presentan contra Garzón por los mismos hechos ante el Tribunal Supremo, que archivó la primera el pasado mes de marzo, aunque acordó deducir testimonio de su resolución al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que archivó este asunto y lo reabrió el pasado mes de diciembre.

Segunda querella

Mazón y Panea insistieron en su denuncia al considerar que existían "nuevos datos" y el Supremo solicitó al Banco Santander y a la Universidad de Nueva York diversa documentación sobre los emolumentos percibidos por Garzón, que llegó al tribunal el pasado mes de diciembre.

Entre la remitida por la entidad bancaria figuraban varias cartas del juez a Botín en las que el primero le agradece a éste el patrocinio de sus conferencias en la Universidad neoyorquina.

Los letrados sostienen que Garzón gestionó y obtuvo 302.000 dólares del Banco Santander para el patrocinio de sus conferencias y la escolarización de su hija y que después intervino en una querella interpuesta contra los responsables de este banco.

La Fiscalía  había pedido que se archivara la querella como ocurrió con la primera El TS indica en su auto que el archivo de este asunto se produjo sin disponer de la referida documentación y "en la nueva querella se incorpora un hecho, la obtención de los fondos por parte del propio querellado, que no se tuvo en cuenta en las primeras actuaciones".

El auto dice que "de ser cierta la conducta imputada, no parece que pueda excluirse ahora y de modo definitivo que la respuesta positiva de la entidad bancaria realizando tan generosa aportación esté relacionada con el cargo público que desempeña quien hace la petición, ni que éste pudiera verse así beneficiado".

La Fiscalía había pedido al Tribunal Supremo que archivara esta querella al ser idéntica a la primera.

Por su parte, Garzón niega haber gestionado o administrado los fondos que destinó el Grupo Santander para el patrocinio al Centro Rey Juan Carlos I de la Universidad de Nueva York y asegura que sus ingresos no procedieron de los mismos.

Garzón tiene pendiente en el TS otras dos querellas, una -también admitida a trámite- por investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo y otra por ordenar la grabación de las comunicaciones en prisión de los cabecillas del "caso Gürtel".