Una comisión mixta ha determinado que en el año 2022 el sistema de pensiones español entrará en déficit. Así lo ha anunciado en la presentación del estudio Rodrigo Rato ex vicepresidente económico y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional y futuro presidente de Caja Madrid.

Rato ha aseverado que el sistema español "merece la pena" por lo que ha propuesto algunas medidas que garanticen el equilibrio del "bienestar social". Entre las reformas están eliminar los incentivos públicos para la prejubiliación y suprimir la edad obligatoria de jubilación.

Las conclusiones del informe revelan además que la edad real de jubilación en nuestro país es de 63 años

El estudio ha llevado 18 meses y ha sido elaborado por una comisión formada por el economista Xabier Sala i Martín, el ex ministro de Industria Juan Manuel Eguiagaray, el ex secretario general de CC OO José María Fidalgo, el ex secretario general de Empleo, Juan Chozas y el sociólogo Víctor Pérez Díaz.

Las conclusiones serán remitidas por la patronal de las aseguradoras al Gobierno, partidos políticos y todo tipo de entidades de carácter social y exhorta a que haya un debate social, que genere las "medidas urgentes" que según el estudio son necesarias y que hay que tomar "con 15 o 20 años de antelación para que sean efectivas".

Una de las vías principales para el sostenimiento del sistema de pensiones, según Rato, es alargar la vida laboral de los trabajadores, ya que asegura que el actual tope, de 65 años, se fijó "en 1900, cuando la población vivía una media de 60 años". Además, habría que "revisar las condiciones de acceso a las pensiones, y la forma en que éstas se calculan".

Las conclusiones del informe revelan además que la edad real de jubilación en nuestro país es de 63 años, por lo que hay que eliminar los incentivos que provocan las "prejubilaciones masivas". El estudio también refleja que la actual crisis económica ha contribuido a acelerar este posible déficit.