La Cruz Roja haitiana informó este jueves de que entre 45.000 y 50.000 personas pueden haber muerto como consecuencia del terremoto de 7 grados de magnitud en la escala abierta de Richter, y que hay tres millones de afectados, de una población total de 8,9 millones.

En las últimas horas hemos enterrdo a 7.000 haitianos Un cálculo que, dolorosamente, poco a poco va tomando forma. "En las últimas horas han enterrado a 7.000 haitianos", dijo el presidente del Consejo de Ministros del Perú, Javier Velásquez Quesquén, quien dijo desde Puerto Príncipe que la cifra le fue proporcionada por los presidentes de Haití, René Préval, y de República Dominicana, Leonel Fernández.

Fernández, quien hoy fue el primer mandatario en visitar Haití (nación con la que su país comparte el territorio de la isla La Española), constató personalmente este jueves parte de la magnitud de la tragedia y aseguró que es tiempo de que el mundo ayude de manera permanente a la república caribeña.

Pillaje y desesperación

La falta de alimentos y de productos básicos está llevando a muchos a la desesperación. Apenas hay tiendas abiertas en las que comprar alimentos, agua o medicinas. El combustible también escasea y en las gasolineras se repiten las colas y las peleas. En puntos del centro de Puerto Príncipe se ha visto a gente colocar barricadas de cadáveres para evitar la entrada de policía mientras saquean los comercios. Las largas colas y aglomeraciones para conseguir productos básicos, como alimentos o gasolina, son ya algo habitual tras el terremoto. Los haitianos demandan ya a gritos más ayuda alimentaria y productos básicos "y menos periodistas".

No hay ni bolsas de plástico para cubrir los centenares de cadáveres que se acumulan en las calles ni medios para enterrarlos y evitar las enfermedades, y muchos están siendo enterrados en fosas comunes.

Cadáveres en descomposición

Tras sobrevolar Puerto Príncipe, el gobernante dominicano subrayó en una rueda de prensa la necesidad de establecer medidas sanitarias preventivas, ya que 48 horas después del temblor los cadáveres empiezan a descomponerse.

Hay gente que sigue viva bajo los escombros Sin embargo, los Gobiernos y organismos como la ONU han dejado en claro que la prioridad en este momento sigue siendo encontrar y rescatar a los supervivientes de la tragedia.

"Hay gente que sigue viva bajo los escombros y debemos salvar todas las vidas que podamos", afirmó hoy el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Supervivientes en los escombros

Una de las personas que pudo volver a la vida gracias a los esfuerzos de los equipos de rescate fue el agente de seguridad estonio Tarmo Joveer (38 años), sacado hoy de entre los escombros, informó Ban, que reiteró su confianza en que esas situaciones se repitan los próximos días.

Las primeras 72 horas son esenciales para encontrar desaparecidos El máximo dirigente de la ONU destacó que esos equipos de rescate, que empiezan a llegar a Haití desde múltiples países, "intentan encontrar más supervivientes. Las primeras 72 horas son esenciales para encontrar a muchos desaparecidos, tal como la experiencia indica que ha ocurrido en anteriores desastres".

Francia, España, Alemania, Reino Unido, Canadá, Japón, China, Indonesia, México, Cuba y Venezuela, entre otros países, han enviado equipos de socorro y rescate, así como material de primera necesidad y alimentos para ayudar a los haitianos.

No obstante, pese a la voluntad mundial de ayuda, el caos que vive gran parte del país más pobre de América tocó también a las operaciones aéreas, lo que está dificultando la llegada de dicha ayuda.

Esta mañana diez aviones civiles de Estados Unidos y uno militar estuvieron sobrevolando la capital durante más de dos horas a la espera de poder aterrizar, pero "algunos tuvieron que regresar a Santo Domingo y Miami" porque no había pistas disponibles en la terminal.