En un comunicado, los expertos recuerdan que según la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), estas Navidades los españoles gastarán en alimentación una media de 210 euros, 35 menos que el año pasado. Cantidad suficiente, en opinión de los nutricionistas de la UN, para que estas fiestas, "además de algo más austeras, sean también saludables".

Para los especialistas, "cada vez es más frecuente que la oferta en el mercado de productos típicamente navideños empiece 3-4 semanas antes y se prolongue después, lo que puede suponer que las Navidades acaben pasando factura con 2 ó 3 kilos de más".

Según los expertos, los principales excesos dietéticos que suelen acompañar a las fiestas y celebraciones navideñas consisten en comidas más calóricas, grasas y difíciles de digerir; ingenir más cantidad, picar antes de las comidas y en las largas sobremesas, mayor consumo de alcohol y de dulces típicos, además de comidas y cenas fuera de casa.

Por este motivo, destacaron que "sin renunciar a las comidas y cenas tradicionales, es recomendable vigilar qué, cómo, y sobre todo, cuánto se come, y saber compensar los excesos de estos días festivos", para lo que resulta imprescindible "una buena planificación.

Así, los dietistas y nutricionistas del Instituto de Ciencias de la Alimentación de la UN aconsejan calcular las cantidades en función del tipo y número de comensales (niños, adultos, personas mayores) y planificar de antemano los menús. En su opinión, esta planificación "permite, por un lado, ajustar mejor las raciones y, por otro, adelantar la compra de pescados, mariscos o carnes a precios más económicos".

Asimismo, recuerdan que "si el plato principal es muy graso puede compensarse con los entrantes -langostinos, navajas, jamón, trigueros, hongos, pimientos- o con postres más ligeros -compota, batido de frutas, sorbete o postres caseros con leche desnatada-".

Según los especialistas, entre los primeros platos se puede optar por el cardo, las alcachofas, las ensaladas, consomés y cremas. Como segundos: pescados, mariscos, pavo, solomillo o entrecot; en raciones más pequeñas utilizando brochetas, evitando salsas grasas y acompañados de guarniciones de verduras, hortalizas o frutos rojos.

Respecto a las bebidas, además del agua, los refrescos, la sidra o el cava, los expertos señalan que las infusiones digestivas "ayudarán después de las comidas pesadas". "En este sentido, conviene controlar la cantidad de alcohol ingerida, que aporta calorías vacías; y la de alimentos especialmente calóricos -como turrones, bombones o mazapanes-, sin abusar de la alternativa light de estos alimentos", indicaron.

Por último, los expertos en Nutrición sugieren que, en caso de obesidad, diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia, o cualquier enfermedad o situación fisiológica que implique pautas dietéticas específicas, es conveniente consultar al especialista en Nutrición, para saber cómo disfrutar de las comidas navideñas sin poner en riesgo la salud.

Consulta aquí más noticias de Navarra.