La Xunta de Galicia invierte una media de 566 euros por kilómetro —un total superior a los tres millones— para garantizar la viabilidad de las carreteras gallegas durante el periodo de invierno, mediante un operativo especial en el que trabajan más de 500 operarios.

En rueda de prensa, el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, presentó hoy esta medida, con la que el Ejecutivo actúa en los 5.435 kilómetros de la red viaria autonómica, de los que concretó que un total de 1.169 —más del 20 por ciento— sufren fenómenos meteorológicos como nevadas y heladas con "especial incidencia". Este porcentaje incluye red primaria, complementaria y secundaria, en su mayoría de alta montaña.

Así, destacó que Galicia dispone —desde el pasado 1 de noviembre y hasta el 30 de abril— de 32 centros de control, 53 técnicos y 479 operarios, 23 puntos de reserva de fundentes, 19 silos de sal, dos plantas de salmuera —una en Lugo y la otra en Ourense— y 338 vehículos, todo ello con la finalidad de "atender las incidencias ligadas a la viabilidad invernal".

El presupuesto total, "sensiblemente parecido" al de 2008, es superior a los tres millones de euros, que se distribuyen entre el 40 por ciento que recibe Lugo, el 21 por ciento de Ourense y un 19 por ciento tanto para A Coruña como para Pontevedra.

De este modo, las carreteras lucenses tocan a 854 euros por kilómetro; las ourensanas, a 646; las pontevedresas, a 465 y las coruñesas a 348.

Preguntado por la eficacia del dispositivo, Hernández defendió una "mejora en el funcionamiento" desde su puesta en marcha en 2003, debido a una mayor coordinación entre los servicios de Infraestructuras —con siete contratos de conservación integral y las concesionarias de las vías de altas prestaciones— y los servicios de MeteoGalicia.

A continuación, y tras hacer hincapié en las labores de prevención, resaltó el "esfuerzo" del personal que trabaja en esta materia, que "trabaja independientemente del día de la semana o del mes, sea festivo o laborable".

Con todo, aprovechó para solicitar colaboración ciudadana en el propósito de reducir el número de accidentes: "Hago un llamamiento a la prudencia, especialmente por las mañanas y cuando las condiciones meteorológicas así lo hagan necesario", subrayó.

Distribución de los medios materiales y humanos

Por provincias, A Coruña dispone de nueve centros de control destinados a supervisar el estado de las vías de la provincia en las zonas norte y sur. En cuanto al personal, 21 técnicos y auxiliares técnicos y 124 operarios realizarán tareas de vigilancia y mantenimiento de las condiciones adecuadas para la conducción. Además, más de 54 medios mecánicos, entre camiones, motos y palas excavadoras —entre otros— están dispuestos a este fin.

En Lugo, por su parte, existen siete centros de control que implican a 105 trabajadores —10 técnicos y 95 operarios—, mientras el número de vehículos asciende a 51. A mayores, se distribuyeron 11 silos y una planta de salmuera que pretenden dar respuesta a la formación de placas de hielo.

Respecto a Ourense, los centros de control habilitados son seis, más de 133 los trabajadores —ocho técnicos y 125 operarios— y 78 vehículos los que tratarán de mantener las carreteras lucenses de titularidad autonómica en buen estado. También existen ocho silos para la reserva de fundentes, seis acopios y una planta de salmuera.

Por último, Pontevedra cuenta con 10 centros, 16 técnicos, 135 operarios y 102 vehículos para el control de las vías. En un total de seis zonas se colocaron acopio de fundentes con el objetivo de evitar los efectos del hielo.

Incidencias los últimos días para concluir, el titular de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras explicó "cómo actúa" su departamento en las carreteras de titularidad autonómica en caso de episodios meteorológicos adversos con datos de los últimos días, e indicó que, en ocasiones, también se presta ayuda a las que pertenecen a los ayuntamientos y a las diputaciones, ya que estas administraciones ven sobrepasada su capacidad de actuación.

En la zona norte de Pontevedra, por ejemplo, las máquinas colocaron 57 toneladas de sal el pasado día 23, "sin problema alguno para la circulación", incidió. En la tarde del 24 —víspera de Nochebuena— fue obligado el uso de cadenas en determinadas áreas de Lugo y nueve máquinas quitanieves trabajaron "a destajo" —recalcó— para que el día 25, Navidad, "todas las carreteras estuvieran limpias de nieve".

"La previsión no es excesivamente conflictiva" para los próximos días, adelantó el conselleiro, quien, sin embargo, apuntó que las condiciones meteorológicas no se pueden predecir a medio y largo plazo y no descartó, por ello, que se produzca "algún tipo de problema" en las carreteras gallegas "si hay algún episodio imprevisible".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.