Fue una exaltación de la cultura catalana que acabó con un «visquen els Països Catalans lluires», junto a un pancarta que incluía la Comunidad Valenciana y que González Pons calificó de «hiriente». «Rechazamos el uso del deporte para hacer política», dijo.