En su intervención, Marcelino Iglesias felicitó a todos los trabajadores que durante estos 25 años han desarrollado su labor en este centro y destacó la mejora tanto estructural como de calidad asistencial que está viviendo el centro en los últimos años.

El presidente aragonés indicó que el Hospital de Barbastro "está a punto de concluir el proyecto más ambicioso de reforma y modernización que ha vivido desde su apertura", un proyecto que "ha sido prioritario para el Gobierno de Aragón durante los últimos cinco años".

Esta reforma del centro "permite una reestructuración estratégica que cambia radicalmente el enfoque del hospital al pasar de un concepto meramente comarcal, y de un nivel asistencial básico, al planteamiento de hospital general en el marco del siglo XXI", afirmó Iglesias.

El Hospital de Barbastro abrió sus puertas hace 25 años para atender a la población de la zona oriental de la provincia de Huesca. Durante este tiempo de trabajo y de búsqueda de la excelencia, el centro ha conseguido grandes logros y se ha consolidado como un lugar referente en la sanidad aragonesa y en concreto del Alto Aragón.

Actualmente, el Hospital de Barbastro cuenta con una plantilla en torno a 700 trabajadores que atienden a los 111.000 habitantes del sector sanitario de Barbastro.

En 2010 concluirán las obras de reforma y ampliación, que han supuesto alrededor de 25 millones de euros de inversión. En este sentido, el presidente de Aragón explicó que la intervención llevada a cabo ha supuesto entre otras muchas mejoras poder disponer de una nueva Unidad de Cuidados Intensivos, que entrará en funcionamiento en 2010.

Esta UCI permitirá atender a pacientes con cuadros de politraumatismos derivados de accidentes, enfermos con patologías cardiacas agudas y complicaciones post-operatorias. Contará con seis boxes además de uno de aislamiento y otro para técnicas especiales, y de las áreas de control de enfermería y de apoyo con oficios, lencería, almacenes, despachos y vestuarios de personal.

Asimismo, el hospital cuenta con un nuevo servicio de urgencias, un bloque quirúrgico ampliado y reformado, una Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria, un hospital de día y una nueva unidad de hemodiálisis.

La mejora afecta además a los servicios de maternidad, farmacia, consultas y laboratorios. En la nueva zona anexa, se ubicará el hospital de día para pacientes de salud mental lo que facilitará los tratamientos ambulatorios.

Consulta aquí más noticias de Huesca.