Un taller infantil al raso en la Cruz Verde
Los menores se entretienen en calle Pinillos, al descubierto. Lolo López
Un grupo de amigos se han unido para implicar a niños de la Cruz Verde en actividades culturales en plena calle. La intención de Vicente Ortiz y Miguel Chamorro, dos de los organizadores, es dar alternativas de ocio a los menores que viven en una zona degradada que, aunque parezca mentira, está en el corazón de Málaga.

Lo que comenzó hace un año como muestra de confraternización con los niños se ha convertido en un ambicioso proyecto solidario. Sus promotores, cuando terminan con sus respectivos trabajos, se sumergen en la aventura de ayudar a los demás. «Queremos que hagan algo positivo por las tardes, que no se limiten a estar en la calle sin más», explica Miguel Chamorro.

Los pequeños de esta zona se dan cita cada martes, miércoles y jueves en la calle Pinillo para participar en talleres de teatro, pintura, cerámica, reciclaje y teatro. Los niños han adecentado algunas de las fachadas del barrio y en una de ellas se exponen cuadros donados por diversos pintores.

Según Vicente Ortiz, el objetivo de estos talleres al raso es también «incentivar el estudio y enseñar algo de civismo». Hay pequeños que se apuntan por iniciativa propia. Otros, por sus padres.

El proyecto va a más: contará con la colaboración de la junta de distrito cuando se constituya como asociación, algo que ocurrirá en noviembre, dentro de unas semanas.

Mientras, el Ayuntamiento se ha comprometido a buscar un local que albergue la iniciativa y donde puedan realizarse las actividades de manera más cómoda. Como poco, con un techo donde guarecerse.