Un informe denuncia torturas en el Centro de Extranjeros de Valencia

  • La Comisión de Ayuda al Refugiado revela presuntas palizas a 8 foráneos en el Centro de Extranjeros de Valencia.
  • Los médicos se niegan a hacer partes de lesiones.
  • Las habitaciones no tienen ni inodoros.
Las ONG podrán regular la situación de las víctimas de trata sexual o de los malos tratos.
Las ONG podrán regular la situación de las víctimas de trata sexual o de los malos tratos.
ARCHIVO

«Estábamos todos durmiendo. Él entra, deja la porra en el suelo, se saca la camiseta y dice: ¡Venga, levantaos y pelead conmigo! Nadie quería hablar con él, así que agarra la porra de nuevo y empieza a pegarnos a todos como si fuéramos animales, mientras su compañera se queda riendo».

Así relata A. J., natural de Argelia, lo que sucedió el pasado día 9 de agosto en la habitación 17 del Centro de Internamiento para Extranjeros de Zapadores. Los hechos están recogidos en un informe realizado por la Comisión de Ayuda al Refugiado (CEAR) tras visitar las instalaciones y entrevistarse con un total de 35 internos del 16 al 20 del mismo mes. De ellos, 10 relataron episodios de malos tratos e insultos racistas.

Otro ejemplo, según el estudio, tuvo lugar en la celda 3 entre los días 11 y 12 de agosto. El presunto agresor fue el mismo policía al que los internos describen como de estatura media, corpulento, con pelo rapado, perilla, cejas rubias y ojos claros. También le acompañó la misma agente, una chica morena, con pelo largo y labios finos. En esta ocasión, según los testigos, el policía golpeó a dos argelinos que estaban leyendo el Corán: «Les pegaron de una forma salvaje», aseguran.

El Gobierno investigará

Pero estas no son las únicas irregularidades detectadas en Zapadores. Según la coordinadora de CEAR, Sara Verdú, «las celdas carecen de cámaras de seguridad y los médicos no hacen informes, con lo cual es difícil probar las agresiones. Tampoco tienen inodoros, por lo que por las noches los internos deben hacer sus necesidades en la pila o en una botella. Además, no se les da ningún tipo de información de por qué están allí y cuáles son sus derechos. Incluso hay menores de edad».

En este sentido, Verdú aclaró que los extranjeros que están en estos centros no han cometido delitos: «Se les lleva por una falta administrativa como es no tener documentación». Así, CEAR también ha denunciado torturas en el centro de internamiento de Madrid. Por su parte, el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, aseguró que están «totalmente comprometidos con este tipo de denuncias, que son muy excepcionales». Así, el Ministerio del Interior abrirá una investigación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento