La medusa Irukandji, diminuta y mortal

  • Esta medusa mide sólo 1,5 centímetros, aunque sus tentáculos alcanzan los 80 centímetros de longitud.
  • Dicen que su picadura es tan dolorosa como un parto.
  • El pasado jueves, un turista fue atacado por esta rara especie en Australia, y permanece ingresado en la UCI desde entonces.
Medusa Irukandji.
Medusa Irukandji.
WIKIMEDIA

La medusa Irukandji, es una diminuta medusa muy venenosa que habita en las aguas del norte de Australia. Tan sólo mide 1, 5 centímetros aunque sus tentáculos pueden llegar a alcanzar los 80 centímetros. A causa de su escaso tamaño, esta rara especie resulta especialmente peligrosa; y es que es prácticamente imposible verla en el agua.

Los turistas que se acercan a las costas australianas son advertidos del riesgo que corren si no usan trajes especiales. Sin embargo, estos trajes (más ligeros que los de neopreno) no son tampoco una garantía, ya que no cubren ni la cara, ni las manos, ni los pies. En muchos casos, las autoridades recomiendan evitar los baños.

Entre los meses de octubre y mayo, la presencia de la Irukandji es muy común en las aguas tropicales del nordeste de Australia.

La picadura de estas criaturas marinas es muy dolorosa (se compara a los dolores de un parto), y puede llegar a ser mortal, debido a la alta concentración de veneno.

El último incidente de picadura de Irukandji se registró el pasado jueves, como informan desde Times Online. Un turista que navegaba a bordo de una embarcación cerca de la Isla de South Molle, en Queensland (Australia), fue picado por una de estas medusas.

El hombre, de 29 años, se zambulló en el agua con un traje especial anti picaduras. La mala suerte quiso que la medusa le picara en la cara, que no es cubierta por el traje.

Fue trasladado a la isla inmediatamente, con terribles dolores, sufriendo espasmos y en shock. Allí le fueron practicados los primeros auxilios, aunque hubo que esperar cerca de 40 minutos a que llegara el helicóptero que le trasladó al hospital. El afectado permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos desde entonces.

Phillip Dowler, jefe de la unidad de rescate de Queensland, declaró que el hombre tendría "ronchas en la cara durante varias semanas", aunque aseguró que "probablemente se repondría de la dolorosa picadura".

"La gente que es picada por una Irukandji suele gritar de dolor", contaba Dowler, quien además añadía que, en este caso, "el dolor  habría sido mayor" por ser en la cara, una zona más sensible.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento