Las escaleras y rampas mecánicas se han parado ya 72 días este año

  • Los vándalos han estropeado las escaleras y los ascensores la mitad de las veces  este año.
  • Además se producen averías. Los vecinos tienen que subir a pata.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO
Las rampas mecánicas, vitales en los barrios más empinados.
Las rampas mecánicas, vitales en los barrios más empinados.

Los accesos mecánicos de las calles de Bilbao –rampas, escaleras o ascensores– se han convertido en vitales para los vecinos de los barrios más empinados de la ciudad. Pero, durante muchos de los días del año, estos sistemas están inactivos, paralizados por averías, reparaciones periódicas o, sobre todo, por la acción de los vándalos.

El Ayuntamiento mantiene día a día varios accesos mecánicos ubicados en las calles de Bilbao: las tres rampas mecánicas de Uribarri, en la calle Cristo, las escaleras y rampas de Solokoetxe y el ascensor inclinado de Prim.

Pues bien, en lo que va de año, estos sistemas se han visto detenidos hasta en 72 ocasiones por cualquiera de esas causas.

Pero hay una que realmente tiene preocupados a los responsables municipales de Obras y Servicios: las acciones vandálicas. Son, de hecho, las que en más ocasiones paralizan las escaleras y rampas. De las 72 incidencias detectadas este año, los vándalos han estado detrás de 36, el 50% de ellas. Casi una vez por semana.

Y lo han hecho de diferentes modos: desde detener la maquinaria con el botón de urgencia, hasta golpear con toda la intención la maquinaria o meterse más chavales de la cuenta en un ascensor, como en el de Prim.

El problema es que reactivar el sistema mecánico una vez detenido lleva un tiempo, lo que deja a los vecinos sin escalera o rampa más tiempo del deseado.

Ahora, los técnicos estudian la posibilidad de mejorar el servicio de mantenimiento de estos accesos. «Siempre, para mejorar la eficacia, que estén el menor tiempo paradas». Por si acaso, ya se graban algunos accesos para pillar a los causantes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento