Los niños, víctimas de la violencia machista
La violencia machista afecta directamente a los niños y tiene consecuencias para ellos a corto, medio y largo plazo.

En España unos 800.000 niños conviven en hogares con violencia machista y sólo el 4% de ellos recibe atención especializada. Así lo recuerdan Save the Children y la Fundación Instituto de Reinserción Social-IReS, con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género que se celebra este miércoles.

Los niños que han vivido esta violencia suelen presentar alteraciones físicas, emocionales y conductuales Estas ONG's dedicadas a la defensa de la infancia han pedido que se considere a estos niños víctimas de la violencia machista para que se les aplique los recursos previstos en la Ley Integral. De los 800.000 niños que conviven en sus casas con el maltrato a sus madres, 200.000 son hijos de mujeres que han recibido órdenes de protección, indican.

"Independientemente de que los niños y niñas hayan estado presentes o no en escenas de violencia explícita, la tensión que se vive en estos hogares les afecta directamente y tiene consecuencias a corto, medio y largo plazo, afectando a todas sus esferas de desarrollo", explica Pepa Horno, de Save the Children.

"Se han generado múltiples recursos y estrategias para atender a las mujeres víctimas de violencia de género, sin embargo no existen recursos suficientes para atender a sus hijos o hijas", ha añadido la responsable de Responsable del Departamento de Promoción y Protección de los Derechos de la Infancia de esta ONG.

Desde trastornos de sueño a bajo rendimiento escolar

Desde la Fundación IReS, su directora, Montserrat Tohà, ha destacado que los hijos e hijas de mujeres que han sido víctimas de esta violencia suelen presentar "alteraciones físicas, emocionales y conductuales tales como trastornos del sueño o de la alimentación, cuadros de ansiedad, baja autoestima o depresión, agresividad, dificultados de concentración y alteraciones en el rendimiento escolar".

Para Tohà, estos niños y niñas requieren "intervención psicoeducativa" para resolver los conflictos de forma no violenta. Asimismo, según destaca la experta, precisan ayuda orientada a identificar y expresar emociones para "comprender la situación vivida, a poder elaborar el daño y a ubicar la responsabilidad en los adultos".