Sal
Sal de mesa, ¿un condimento indispensable?. ARCHIVO

Los españoles consumen cada día una media de 9,7 gramos de sal -prácticamente el doble de los cinco gramos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS)-, una cantidad que causa hipertensión y que cada año provoca miles de muertes en nuestro país.

Para evitarlo, el Ministerio de Sanidad y Consumo ha puesto en marcha el Plan de Reducción del Consumo de Sal, un proyecto en el que el Gobierno, junto a los expertos en nutrición, la industria alimentaria y las comunidades autónomas, intentará que la ingesta de sodio de los españoles se acerque más a la recomendación de la OMS. El Ministerio de Sanidad y Consumo ha puesto en marcha el Plan de Reducción del Consumo de Sal

En una rueda de prensa, el presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), Roberto Sabrido, ha recordado que cada año fallecen en España unas 124.000 personas por enfermedades cardiovasculares, el cinco por ciento de ellas "directamente relacionadas con la hipertensión" y el consumo de sal.

En España, la prevalencia de hipertensión arterial ronda el 35% en las edades medias y casi el 70% en los mayores de 65 años, es decir, que diez millones de españoles tienen la presión alta debido al consumo de sal.

La intención del Ministerio de Sanidad es conseguir reducir estas cifras de prevalencia y conseguir que, como en el Reino Unido, el consumo se reduzca unos tres gramos diarios, para evitar 11.000 muertes por isquemia cerebral y 7.700 muertes por infarto al año.

La prevalencia de hipertensión arterial ronda el 35% en las edades medias y casi el 70% en los mayores de 65 años

Según un estudio de la Universidad Complutense encargado por la AESAN, sólo el 20% de la sal que consumen los españoles procede del salero, mientras que el resto, algo más del 70%, es "sal oculta" que está en los alimentos procesados.

Además, otro estudio encargado a la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha determinado que cerca del 26% de la "sal oculta" que toman los españoles procede de los embutidos (cocidos y curados), un 19% del pan (de panadería, de molde y bollería), casi un 7% de los lácteos y un 5% de los platos preparados.

Roberto Sabrido ha puntualizado, no obstante, que estos son los productos que más sal aportan a los españoles pero "porque son los más consumidos, no los más salados".

De hecho, según el estudio de la OCU, los alimentos con más sodio son las aceitunas, embutidos, anchoas, pescados ahumados, sopas, caldos y salsas preparadas y preparados de pescado y de ave, seguidos de los cereales de desayuno, las conservas de pescado y vegetales, la comida rápida y los platos preparados y quesos, que tienen una cantidad de sal media.