El ganadero y guarda forestal Santiago Mainar, único acusado por el asesinato del alcalde de Fago, Miguel Grima, ocurrido el 12 de enero de 2007, testificó este lunes durante más de dos horas en la Audiencia Provincial de Huesca, donde se ratificó en su inocencia.

Mainar, quien permanece ingresado en la cárcel de Zuera (Zaragoza) desde su detención, insistió en su inocencia en las primeras respuestas que dio en el interrogatorio del fiscal, con el que comenzó la vista. No he matado a nadie, no he matado a nadie

El acusado afirmó que acordó con la Benemérita que si se autoinculpaba, el Instituto Armado dejaría de presionar a otros vecinos de la localidad. También señaló que se inculpó "para llamar la atención" y que lo hizo porque lo consideraba un "deber", ya que "lo que se ha consentido en Fago, por parte de los partidos políticos y los juzgados, es inadmisible en un Estado de Derecho y en una democracia".

"No he matado a nadie, no he matado a nadie", dijo Mainar, quien considera que ha habido un "desprecio absoluto" a los intereses de los vecinos por parte de la autoridad judicial. "No creo en la independencia de los jueces", destacó.

En realidad, según el propio Mainar, hizo una "ficción teatral" y sugirió que fue la propia Guardia Civil con sus preguntas la que le ofreció datos sobre el crimen, como el tamaño del vehículo del médico navarro con quien se cruzó el asesino, en la noche del 12 de enero de 2007.  Estuvo varias horas en un calabozo "sin luz, sin comida"

Mainar, para el que piden 21 años de cárcel por asesinato y tenencia ilícita de armas, apeló al "sentido común" para negar que conociera datos del crimen que sólo puede conocer el verdadero autor y dijo que es aficionado a las "novelas policíacas", tras lo que aseveró que, durante las tres semanas previas a su arresto elaboró para sí mismo "un guión mental", basándose en sucesivos comentarios de diferentes personas. "Yo quería acomodar mi declaración a la realidad".

Respecto a las incoherencias de su primera declaración, el acusado señaló que estuvo varias horas en un calabozo, "sin luz, sin comida, con un agua seguramente con algún tipo de barbitúrico".

"Indignado" con el alcalde

Mainar afirmó que estaba "indignado" con el alcalde, sobre el que en su opinión era una persona "con algún tipo de alteración", explicó que aunque él no estaba de acuerdo con la gestión "arbitraria y caciquil" del regidor, su manera de resolver los problemas es el diálogo y la palabra. Tenía restos de pólvora en las manos por recoger casquillos en el monte

El ganadero dijo que había huellas suyas en el coche de Grima porque éste lo había dejado, el mismo día del crimen, en la puerta de su garaje con las puertas abiertas y las llaves puestas y tuvo que moverlo.  Detalló además que tenía restos de pólvora en las manos por recoger casquillos en el monte.

La vista continuará el martes con las declaraciones de los primeros testigos, entre ellos el médico navarro que se encontró el coche de Grima abandonado en la carretera y a un hombre, que al parecer no han identificado como Mainar.

Declararán 122 personas

La vista se prolongará durante ocho días, durante los que está previsto que declaren 122 personas, entre vecinos de Fago, testigos, peritos y agentes de la Guardia Civil, que responderán a las preguntas del fiscal, Felipe Zazurca; y los abogados de la defensa, Marcos García-Montes, la acusación particular, Enrique Trebolle (de la familia) y José María Viladés (del Partido Popular).

Sobre el crimen se han escrito varios libros y ha sido el argumento de una miniserie y programas especiales de televisión, que la familia de Santiago Mainar considera que han perjudicado y dañado la imagen del ganadero y guarda forestal.

Consulta aquí más noticias de Huesca.