Juicio contra el presunto asesino de Carlos Palomino
La madre de Carlos Palomino, María Victoria Muñoz (izquierda), junto a otros familiares, a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid. BERNARDO RODRÍGUEZ / EFE

Los amigos de Carlos Palomino, el joven asesinado el 11 de noviembre de 2007 en el Metro de Legazpi por un soldado de ideología neonazi que acudía a una manifestación ultraderechista, se han concentrado este miércoles en homenaje dos años después de su muerte, en el Paseo de las Delicias de Madrid.

Los concentrados llevan pancartas con la imagen del adolescente asesinado en la que subrayaban que no hay "ni olvido ni perdón"

La concentración se produce pocas semanas después de que el asesino de Palomino, Josué Estébanez de la Hija, fuese condenado a 26 años de prisión como autor de la puñalada que acabó con la vida del joven antifascista.

Decenas de amigos y compañeros de Palomino se han reunido bajo el lema "Dos años sin ti, dos años contigo. Por Carlos y tod@s los caíd@s antifascistas" cerca de la boca de Metro de Legazpi, en la esquina del Paseo de las Delicias con la Plaza Beata María Ana de Jesús. Palomino fue apuñalado mortalmente en un vagón del metro de Legazpi.

Los concentrados llevan pancartas con la imagen del adolescente asesinado en la que le recordaban y subrayaban que no hay "ni olvido ni perdón" por esa muerte.

La madre de Palomino

Al acto ha acudido la madre del joven, María Victoria Muñoz, quien afirmó a la prensa: "Yo he sido la primera que he dicho que no quiero más manifestaciones con el tema de Carlos, porque eso ya se ha acabado, aunque sí estoy de acuerdo con un recuerdo en el día de su muerte, pero que no sea solo para recordarle sino para todos los asesinados anteriormente por fascistas".

No quiero más manifestaciones, aunque sí estoy de acuerdo con un recuerdo en el día de su muerte

Declaró sentirse "contenta y orgullosa" del acto y de los que han acudido a la concentración.

Los concentrados han encendido varias antorchas en un ambiente pacífico. El tráfico en la zona no ha sido cortado y en el lugar había varias dotaciones de antidisturbios de la Policía Nacional y efectivos de la Policía Local.

Condena de 19 años

En su declaración, Josué declaró que apuñaló a Palomino en legítima defensa, al verse acorralado por el grupo que acompañaba al fallecido. Sin embargo, los testigos certificaron que el asesino llevaba preparada su arma antes de que ellos entraran en el vagón en la parada de Legazpi.

"Me siento arrepentido. Yo no quería quitarle la vida a nadie. Me entró mucho miedo y no supe reaccionar", confesó el acusado el último día de la vista oral, quien lamentó que "tenía una vida ya hecha". "No supe cómo reaccionar. Lo siento mucho", añadió Josué, haciendo uso de su derecho a la última palabra en el juicio.

Consulta aquí más noticias de Madrid.