Vaclav Klaus
El presidente de la República Checa, Vaclav Klaus, en una imagen de archivo. REUTERS

El presidente checo, Vaclav Klaus, anunció este martes que ha ratificado el Tratado de Lisboa, después de que el Tribunal Constitucional desestimase un recurso en el que se sostenía que vulneraba la Carta Magna del país.

Con el contenido no puedo estar de acuerdo porque mi país deja de ser un Estado soberano Con la ratificación del euroescéptico Klaus se supera el último obstáculo para la entrada en vigor del Tratado, ya que la República Checa era el único país entre los 27 socios de la Unión Europea (UE) que aún no lo había aprobado.

La presidencia sueca de turno de la UE anunció en un comunicado tras la ratificación de la República Checa que el Tratado de Lisboa entrará en vigor el próximo 1 de diciembre y que convocará "lo más pronto posible" una cumbre extraordinaria para elegir los nuevos cargos que se crean en ese texto.

"Hoy a las tres de la tarde he firmado el Tratado", aseguró el presidente checo en una breve comparecencia en el Castillo de Praga, aunque recalcó que no comparte el contenido del documento y disiente de la decisión del Constitucional checo de rechazar el recurso.

"Con el contenido no puedo estar de acuerdo porque la República Checa deja de ser un Estado soberano", afirmó Klaus, quien lamentó que el Constitucional no haya sido "neutral, sino parcial", al considerar que el documento es acorde a la Carta Magna.

El presidente checo bloqueaba desde hacía meses la ratificación, pese a que el Parlamento aprobó el documento en mayo pasado El presidente checo bloqueaba desde hacía meses la ratificación, pese a que el Parlamento aprobó el documento en mayo pasado. Sin embargo, el político euroescéptico anunció la semana pasada que rubricaría el texto si el Constitucional le daba su visto bueno, después de que el Consejo Europeo accediese a su reclamada exención de la República Checa de la aplicación de la Carta de Derechos Fundamentales que acompaña al Tratado de Lisboa.

El presidente de la alta corte, Pavel Rychetsky, concluyó este lunes que el texto comunitario "no contradice la Constitución de la República Checa". "El Tribunal Constitucional constata que, con este veredicto, son resueltas todas las dudas sobre el acuerdo del Tratado de Lisboa con el marco constitucional y eliminados todos los obstáculos formales para su ratificación", añadió.