Jóvenes de botellón
Jóvenes de botellón. ARCHIVO

Prostitución, drogas, botellón y robos... tras la información publicada este lunes por 20 minutos sobre la degradación de la noche madrileña, múltiples asociaciones de vecinos, sindicatos y otros colectivos han criticado los problemas que sufren los ciudadanos en las calles en cuanto se pone el sol.

Muchas prostitutas deben recurrir a un chulo porque no pueden trabajar en la calle

Quizás, la más llamativa de todas estas protestas haya sido la del sindicato CSIT, que representa a la Policía Municipal de Madrid, y que reconoce que el botellón se ha asentado estos últimos meses en la capital debido a la falta de efectivos policiales.

"Antes, las labores antibotellón se realizaban gracias a los servicios extraordinarios de la Policía, pero desde octubre , como protesta por el empeoramiento de nuestras condiciones laborales, nos hemos negado a hacer horas extra. Ya no ponemos multas. Nuestro trabajo es sólo de seguridad", explica Óscar Vioque, portavoz del CSIT.

"Da una pésima imagen"

Otros colectivos relacionados con la noche también hablan sobre el botellón. Vicente Pizcueta, de la Asociación de Empresarios del Ocio Nocturno (ECO), exige que la normativa contra la ingesta de alcohol en la vía pública se cumpla en todas las ciudades: "Da una pésima imagen de Madrid y, aunque sea impopular, las leyes hay que cumplirlas, igual que el código de circulación o el pago de impuestos".

Desde el colectivo por la normalización del trabajo sexual, Hetaira, aseguran, sin embargo, que la mayor presión policial y el cierre de zonas como la Casa de Campo sólo ha contribuido a que empeoren la inseguridad, "muchas prostitutas deben recurrir a un chulo porque no pueden trabajar en la calle", explica Cristina Garaizabal, portavoz de esta asociación.

Consulta aquí más noticias de Madrid.