Dolor de cabeza, estrés, falta de sueño y, según la UE, hasta problemas cardiovasculares. El exceso de ruido tiene numerosas consecuencias negativas para el organismo y en la provincia de Málaga lo soportan un 35,4% de los hogares, según la última encuesta (2008) del Instituto de Estadística de Andalucía (IEA). En números, más de 196.000 viviendas de las 554.688.

Este porcentaje es mayor que la media de la comunidad (31,4%) y llega al 41,8 en las capitales de provincia con más de 100.000 habitantes: Málaga y Marbella.

El tráfico y los vecinos surgen a la hora de buscar las dos causas principales que provocan estos ruidos y, tras ellas, el IEA menciona a las de origen mecánico (incluidas las obras), el botellón, las de origen animal y las generadas por actividades de ocio.

El Ayuntamiento ya reconoció el año pasado que los distritos más afectados por el exceso de ruido eran Centro, Cruz de Humilladero y Campanillas. A pesar de ello, el IEA sólo contabiliza que un 18% se queja al causante, un 8% denuncia y un 15% toma medidas como la insonorización.

Consulta aquí más noticias de Málaga.