El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el decreto que reforma los reglamentos de seguridad privada y de armas para que los buques que faenan en el Océano Índico puedan contratar agentes de seguridad privada y utilizar armas de guerra con fines disuasorios. Esta medida se cumple cuando los tripulantes del atunero Alakrana llevan 28 días como rehenes de un grupo de piratas somalíes.

La modificación de los reglamentos permitirá que agentes de seguridad privada puedan embarcarse en los buques mercantes y flotas pesqueras y utilizar, en un supuesto específico, armas de guerra de calibre inferior a 20 milímetros.

    Plan industrial para la zona de Garoña

    El Gabinete también ha estudiado el acuerdo de creación del Consejo para la Dinamización Económica y del Empleo en la zona de influencia de la central nuclear de Garoña (Burgos), que se cerrará el 5 de julio del año 2013.

    Este Consejo, integrado por todas las administraciones implicadas y los agentes económicos y sociales, se constituirá con el objetivo de diseñar el plan industrial para el área de Garoña.

    El plan industrial tendrá cinco ejes fundamentales: apoyar financieramente el desarrollo de proyectos empresariales; mejorar las infraestructuras; impulsar la recuperación del patrimonio natural y cultural promoviendo también el turismo; fortalecer el capital humano, de cohesión y desarrollo social; y fomentar la investigación, el desarrollo y la innovación.

    La reunión ha estado presidida por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ya que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, se encuentra en Bruselas para participar en la reunión del Consejo Europeo, junto al ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos.