Se necesitan unidades adicionales de seguridad en Afganistán para responder a 'la amenaza cada vez mayor para al personal de la ONU, que ahora es visto ampliamente como un objetivo débil', dijo Ban a periodistas, tras reunirse a puertas cerradas con el Consejo de Seguridad de la ONU.

Ban declinó decir cuantos oficiales de seguridad adicionales serán necesarios, aunque indicó que era probable que efectivos tanto privados como de la ONU serían enviados a proteger su personal en Afganistán, donde cinco empleados murieron el miércoles cuando milicianos talibanes atacaron una casa de huéspedes en Kabul.

'De manera cada vez mayor, la ONU está siendo el objetivo de ataques, en este caso precisamente debido a nuestro apoyo a las elecciones afganas', declaró Ban, refiriéndose las elecciones presidenciales del 7 de noviembre.

Dijo que Afganistán y su vecino Pakistán se han convertido en los lugares más peligrosos del planeta para el personal civil de la ONU.

'Sin contar los efectivos de paz, 27 empleados civiles de la ONU han perdido la vida en hechos de violencia en lo que va del año, más de la mitad de ellos en Afganistán y Pakistán', declaró el responsable.

Entre las medidas a corto plazo que serían implementadas en Afganistán, dijo Ban, estará la consolidación de la presencia de trabajadores de la ONU a través del país.

Ban dijo que pidió y recibió el apoyo del Consejo de Seguridad. El agregó que instaría el viernes a la Asamblea General de la ONU a que apruebe su solicitud de seguridad adicional, que según han dicho diplomáticos requeriría de financiamiento extra.