Botellón
Varios jóvenes, de botellón. ARCHIVO

Beber alcohol en la calle supondrá a partir de este mismo fin de semana arriesgarse a ser sancionado con multas de hasta 1.500 euros. La nueva ordenanza contra el botellón del Ayuntamiento de Zaragoza empezará a aplicarse desde este fin de semana, justo después de las fiestas del Pilar, según confirmaron fuentes municipales.

La puesta en marcha de la nueva normativa, que se aprobó a principios de verano, coincide con un momento de expansión de la práctica del botellón, que se está instalando de forma habitual en una decena de puntos, como ya adelantó la semana pasada 20 minutos.

El botellón se extiende ahora por puntos como el Parque Grande, el Casco, el Parque Miraflores, el Canódromo...

La ordenanza estipula que, a partir de ahora, estará prohibido hacer botellón en la calle en toda la ciudad, tanto en plazas como en parques, zonas verdes y riberas del Ebro. La Policía podrá multar a quien sorprenda bebiendo en la calle con sanciones de hasta 1.500 euros. En el caso de los menores de edad, avisarán también a sus padres o tutores para que sean conscientes de la actitud de sus hijos y se hagan cargo, en el caso que lo requiera, de la cuantía de la sanción.

La normativa estipula, eso sí, la posibilidad de sustituir la multa por un servicio a la comunidad. Sin embargo, sólo podrán optar a esta medida los que no sean reincidentes. Esta nueva normativa completa la ordenanza cívica que aprobó el Ayuntamiento para combatir el vandalismo en la ciudad.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.