Así vivió Noa sus meses de secuestro: estaba custodiada por un periodista, apenas salía al aire libre y lo hacía vestida con atuendo árabe

Así era la habitación donde estaba recluída Noa.
Así era la habitación donde estaba recluída Noa.
ISRAEL
Así era la habitación donde estaba recluída Noa.

Noa Argamani se encontraba en el festival de música Nova el pasado 7 de octubre cuando fue secuestrada durante el ataque sorpresa de Hamás, que se saldó con más de 1.200 personas asesinadas. Ocho meses después, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han logrado rescatarla con éxito junto con otros tres rehenes israelíes.

El secuestro de esta rehén, de 25 años, se hizo viral en redes sociales con un vídeo en el que aparecía gritando y pidiendo auxilio en la parte trasera de una moto. Desde entonces no se supo nada de su paradero, hasta que el Ejército israelí anunció su rescate el pasado sábado.

Al parecer, la joven estuvo cautiva en casa de un camarógrafo, editor y reportero de la cadena catarí Al Jazeera. Según la prensa israelí, el terrorista fue abatido por los soldados que liberaron a Noa, quien ya ha podido reunirse con su familia.

El emotivo reencuentro de Noa Argamani con su familia

El emotivo reencuentro de Noa Argamani con su familia tras estar secuestrada por Hamás

Durante todo este tiempo, Argamani pensó varias veces que iba a morir. La primera vez que se le pasó por la cabeza fue cuando el día que la secuestraron, cuando estaba segura de que no saldría con vida de esa situación, según recoge New York Post.

Más tarde, volvió a creer que su vida estaba a punto de acabar después de que misiles israelíes impactaran el complejo en el que estaba detenida. "Vi el misil entrar a la casa, estaba segura de que iba a morir", ha relatado la joven. "Pensé que eso era todo, pero seguí con vida", ha añadido

Otro instante en el que pensó que moriría fue durante la operación israelí que derivó en su rescate en el campo de refugiados de Nuseirat. Y es que más de 270 palestinos fallecieron y cerca de 680 resultaron heridos durante la intervención.

Vestida de palestina

Por otro lado, Argamani ha recordado cómo se vio obligada a moverse entre cuatro alojamientos durante su cautiverio y que, en las raras ocasiones que le permitieron salir, la obligaron a vestirse como una mujer palestina. Además, apenas le permitían ducharse. Y tuvo que aprender árabe durante su cautiverio para convertirse en interlocutora entre los captores y el resto de mujeres secuestradas (que fueron liberadas durante la tregua de noviembre de 2023).

Es uno de los primeros testimonios de la joven ante el equipo médico que la atendió. La chica de 26 años dice que no estuvo por lo menos obligada a vivir en los túneles de Hamás como otros secuestrados por la banda terrorista. 

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento