Viven hacinados en pequeñas jaulas, lo que les lleva a sufrir trastornos físicos y psíquicos; les quitan los dientes caninos para reducir su agresividad y mueren "gaseados" y despellejados cuando cumplen ocho meses, todo ello para acabar convertidos en un abrigo. Así es como son criados los visones americanos en las alrededor de 50 granjas que hay en España. La industria peletera "puede mover unos doce millones de euros al año"

Pero aún hay más. Cada año son sacrificados unos 400.000 ejemplares por la industria peletera española para fabricar sus productos, según un estudio de la organización Igualdad Animal sobre la cría de visones americanos en 20 granjas de Galicia, País Vasco, Madrid, Castilla y León, Aragón y Cataluña.

De hecho, son necesarios 45 visones por cada abrigo que la industria peletera fabrica. Esta industria "puede mover unos doce millones de euros al año", según la portavoz de la organización, Sharon Núñez.

Cámara oculta

La investigación, para la que se grabó un vídeo mediante una cámara oculta ubicada en una granja, muestra que los visones en cautividad manifiestan signos de estrés al realizar obsesivamente comportamientos repetitivos y sin finalidad aparente, automutilándose o atacando a sus propias crías. Los visones en cautividad manifiestan signos de estrés al realizar obsesivamente comportamientos repetitivos

Las imágenes muestran ejemplares que se vuelven locos y se mueven mecánicamente de un lado al otro de la jaula. También se aprecian las nefastas condiciones en las que se crían y cadáveres de estos animales apilados.

Ante estos actos de maltrato, Núñez pidió al Gobierno que se prohíban las granjas peleteras siguiendo el ejemplo de Reino Unido e Irlanda, donde ya son ilegales, y subrayó que las industrias peleteras son "altamente contaminantes, porque utilizan productos químicos como los blanqueantes".