Croacia "está prácticamente llegando a la meta" para finalizar las negociaciones de adhesión a la UE, mientras que Turquía debe profundizar aún bastante en sus reformas y superar su contencioso con Chipre, aseguró este miércoles el comisario europeo de Ampliación, Olli Rehn,.

El informe de Ampliación de 2009 recoge, no obstante, que Croacia "debe intensificar sus esfuerzos en la reforma judicial, la lucha contra la corrupción y la delincuencia organizada" antes de completar el proceso negociador, previsiblemente en 2010.

Croacia debe intensificar sus esfuerzos en la reforma judicial, la lucha contra la corrupción y la delincuencia organizada Rehn recalcó que el presente ha sido un año "difícil" para su cartera debido tanto a la crisis económica como a procesos como las elecciones al Parlamento Europeo y la ratificación del Tratado de Lisboa.

Advirtió de que la política de ampliación hacia el sureste del continente "no debe ser un chivo expiatorio de problemas con los que no tiene que ver", ya que "la crisis financiera no se ha generado en las calles de Belgrado ni Zagreb, sino en Wall Street".

"Hemos conseguido avanzar, aunque no a gran velocidad", reseñó Rehn, al repasar el estado de las negociaciones con los tres candidatos actuales (Croacia, Turquía y Macedonia) y potenciales (Albania, Montenegro, Bosnia-Herzegovina, Serbia y Kosovo).

De todos ellos, el que más se acerca al objetivo con sus avances de este año es Croacia, después de haber conseguido con mediación de la UE superar sus problemas territoriales con Eslovenia, que vetaba la continuación de las negociaciones.

Pros y contras de Turquía

Sin embargo, Turquía, que alcanzó el estatus de candidato al mismo tiempo en 2005, tiene una situación más complicada. Según el informe, resulta en especial preocupante la falta de avances en libertad de expresión, de prensa y religiosa, así como derechos de la mujer y sindicales.

Rehn recomendó iniciar las negociaciones de adhesión con Macedonia Asimismo, la Comisión Europea (CE) insta a Ankara a superar sus conflictos con Chipre y a que colabore para la unificación completa de la isla. Por contra, Bruselas considera que Turquía desempeña un "papel esencial" en la seguridad regional, suministro energético y diálogo entre civilizaciones.

Además, celebra el "hito histórico" de la reciente recuperación de sus relaciones con Armenia, tras décadas de enfrentamiento por el genocidio de 1,5 millones de armenios a manos del Imperio Otomano en 1915.

En todo caso, la complejidad del caso de Turquía estriba en que tanto Francia como Alemania han abogado conjuntamente por un estatus especial para Ankara que no incluya la plena integración.

Macedonia, bloquedada

Rehn recomendó iniciar las negociaciones de adhesión con Macedonia, país que tiene bloqueado convertirse en Estado miembro debido a los problemas de Grecia con su denominación. "El país ha avanzado con pasos de gigante para cumplir con los criterios establecidos", dijo el comisario.

No obstante, debe ser el Consejo el que decida la apertura de los trámites de negociación para la adhesión, y Grecia insiste en que no acepta que el país balcánico se llame como una de sus provincias.