Atentado en Afganistán
El cento de la capital afgana ha vuelto a ser escenario hoy de una masacre. REUTERS

Doce personas murieron y 83 resultaron heridas en un atentado suicida perpetrado hoy en el centro de Kabul, frente a la embajada india en Afganistán, y cerca del Ministerio del Interior y otras sedes oficiales,  informaron distintas fuentes oficiales.

El Ministerio afgano de Interior informó, en un comunicado, de que once civiles y un agente policial perdieron la vida como consecuencia del ataque, a cargo de un suicida que detonó la carga que transportaba en un vehículo. La explosión provocó un enorme cráter en el suelo

De acuerdo con el cómputo oficial, 83 personas, la mayoría civiles y también ocho policías, resultaron heridas en la explosión.

La legación diplomática india ya fue objetivo de un atentado el 7 de julio de 2008, en el que fallecieron 44 personas, cuatro de ellas personal indio de la embajada y el resto civiles afganos.

Este atentado se suma al que sufrieron ayer los militares españoles destacados en Afganistán, y en el que murió el militar Cristo Ancor Cabello Santana, de 25 años. Otros cinco militares resultaron heridos.

Amenaza talibán

El atentado de hoy tiene lugar un día después del octavo aniversario de la invasión estadounidense de Afganistán. Con motivo de la efeméride, los talibanes afganos emitieron ayer un comunicado en el que aseguraron que continuarán luchando por la independencia del país.

El pasado 17 de septiembre, un total de 16 personas, seis de ellas soldados italianos, murieron y otras 52 resultaron heridas en un ataque suicida contra un convoy de las tropas internacionales también en el centro kabulí.

Condena del presidente

El presidente afgano, Hamid Karzai, condenó en un comunicado el ataque de hoy, que calificó como "un acto terrorista" contra del "pueblo inocente" de Afganistán.

El embajador indio en Kabul, Jayant Prasad, explicó al canal CNN-IBN que el muro de la sede diplomática se derrumbó parcialmente por el impacto de la explosión y que el ataque causó daños en la torre de vigilancia, mientras que varias "puertas y ventanas saltaron por los aires".

Varios vehículos aparcados en la zona quedaron destrozados por la deflagración, que dejó un enorme cráter y ocurrió a una hora de gran movimiento de personas hacia sus puestos de trabajo.

En un comunicado, la fuerza ISAF de la OTAN dijo que el ataque no ha causado víctimas entre sus soldados.