Maragall reúne a los líderes catalanes para preparar una defensa unitaria del Estatut en el Congreso

El presidente catalán, Pasqual Maragall, convocó este martes en el Palau de la Generalitat a los líderes de los cuatro grupos parlamentarios que apoyaron el nuevo Estatut en Parlament (CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA), con el fin de mantener la "estrategia de unidad" de cara a la  negociación del proyecto de Estatut en Madrid. Éste llegará hoy al Congreso.
Joan Ridao (ERC), en el Parlamento catalán
Joan Ridao (ERC), en el Parlamento catalán

Según fuentes del gobierno catalán la reunión, que duró unos 45 minutos, fue "cordial", se hizo balance de la aprobación del texto en el Parlament y se abordaron tres cuestiones: el calendario del trámite en las Cortes, unidad de acción en Madrid y la necesidad de crear un "grupo jurídico solvente" que asesore a la delegación catalana que negocie el texto en la Comisión Constitucional.

El portavoz del gobierno catalán, Joaquim Nadal, informó de que Maragall va este miércoles a Madrid a reunirse con Zapatero para "hacer entender el alcance de la reforma del Estatut" y que la postura catalana es favorable a la "España plural".

La estrategia de "unidad de acción"

Además de pedir "unidad de acción", Maragall planteó a los líderes de los partidos la necesidad de consensuar un equipo jurídico "solvente" para afrontar con garantías la negociación en las Cortes, según explicaron a Europa Press fuentes conocedoras de la reunión.

El objetivo de Maragall no es que desaparezcan las divergencias puntuales entre los partidos catalanes y que se consideran "necesarias"

El objetivo de Maragall es mantener la voluntad de unidad global de acción en Madrid, aunque ello no supone que desaparezcan las divergencias puntuales entre los partidos catalanes y que se consideran "necesarias" para la consecución de un acuerdo global, según explicó el 'conseller primer', Josep Bargalló.

Más, Carod y De Madre

Maragall y los líderes repasaron el calendario de la tramitación en Madrid, confirmando que serán Mas, Carod y De Madre los representantes del Parlament en el debate del Congreso para la toma en consideración del proyecto de Estatut previsto para el día 22 de noviembre.

El presidente catalán habría pedido unidad de acción a los cuatro partidos que han votado el Estatut en el Parlament, demanda a la que Artur Mas se sumó

Asimismo, el presidente catalán habría pedido unidad de acción a los cuatro partidos que han votado el Estatut en el Parlament, demanda a la que Artur Mas se sumó. Según fuentes de CiU, Mas ofreció el compromiso de la federación nacionalista de mantener esa unidad pero manifestó su "preocupación" por la actitud que ha adoptado el PSC en las últimas horas.

Finalmente, en el encuentro Maragall planteó la conveniencia de contar con un equipo jurídico "solvente" que dé garantías a las propuestas de la delegación catalana. En este sentido, el propio 'conseller primer', Josep Bargalló, ya anunció que el Gobierno de la Generalitat "encargará en cada momento del proceso los informes que sean necesarios a organismos propios o externos, públicos o privados que avalen" esas propuestas.

Segunda fase

Mientras se celebraba la reunión, Bargalló comparecía en rueda de prensa junto al portavoz del Ejecutivo, Joaquim Nadal, para pedir serenidad en la "segunda fase" que supone la aprobación del Estatut en Madrid. Bargalló aseguró que el tripartito se toma con "tranquilidad" las declaraciones de los últimos días, incluidas las del Jefe del Estado Mayor de la Defensa, y que situó dentro del "derecho democrático de todos los ciudadanos a emitir una opinión, que tiene o no importancia dependiendo de la responsabilidad de cada una".

También se refirió a la intención del PP de movilizar a su militancia en contra del Estatut para sostener que "todo el mundo tiene derecho a manifestarse libremente en una sociedad democrática", lo que incluye, dijo a "los seguidores" del 10% de diputados que votaron que no el viernes.

Por su parte, Nadal recomendó al PP catalán que "se pregunte qué papel le queda en Catalunya".

Bargalló aseguró que el Gobierno de la Generalitat "considera que el Estatut tiene garantías evidentes de constitucionalidad"

Bargalló aseguró que el Gobierno de la Generalitat "considera que el Estatut tiene garantías evidentes de constitucionalidad", recordó así que el director del Institut d'Estudis Autonmics (IEA), Carles Viver Pi i Sunyer, fue vicepresidente del Tribunal Constitucional y que el Consell Consultiu "será el órgano público jurídico más importante que ha visto el texto y que lo verá durante mucho tiempo".

Según Bargalló, el Ejecutivo catalán mantiene su optimismo respecto a la tramitación en Madrid, refrendado ahora con el apoyo del 90% del Parlament, aunque admitió que "no he visto ninguna ley que pase por un Parlamento y no se modifique nada, incluso por dignidad de los parlamentarios".

Rechazan las "rebajas"

No obstante, rechazó "como concepto" que se produzcan "rebajas" o "recortes" y restó importancia a las posturas diferentes manifestadas por los partidos catalanes en las últimas horas.

El 'conseller primer' sostuvo que "mantener criterios de trabajo conjunto no quiere decir que todo el mundo haga lo miso" y recordó que en el Parlament "nadie votó siempre lo mismo" y la unidad se plasmó en la votación final. Por su parte, Joaquim Nadal dio por hecho que "habrá todo tipo de declaraciones de todos los dirigentes en función de necesidades tácticas legítimas" pero reiteró que la intención de la Generalitat es "mantener una voluntad negociadora y de trabajo" conjunta en favor de la aprobación del Estatut.

En esta línea, Bargalló insistió en que durante el proceso en Catalunya se ha evidenciado que "hay momentos en los que la divergencia es necesaria" y "momentos en los que la unidad es necesaria", siempre con "la voluntad para conseguir un Estatut" en el frontispicio de la acción política.

Así, sostuvo que "sería juego sucio por parte del tripartito" pedir a CiU que "no tenga una postura propia en el Congreso", pero "sí podemos pedir que se mantenga la voluntad de unidad al final del proceso". Según Bargalló, "mantener las diferencias en pro de un proyecto final" se ha revelado como una "estrategia eficaz y positiva" durante el proceso en Catalunya que puede reproducirse en Madrid.

      NOTICIAS RELACIONADAS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento