Boga, bermejuela, colmilleja y cacho: los peces que vuelven a nadar en el Manzanares

El Río Manzanares, a su paso por Mingorrubio, donde se ha producido la suelta de peces.
El delegado de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, junto al concejal delegado de Limpieza y Zonas Verdes, José Antonio Martínez Páramo, en el río Manzanares, a su paso por Mingorrubio, donde se ha producido la suelta de peces.
AYTO. DE MADRID
El Río Manzanares, a su paso por Mingorrubio, donde se ha producido la suelta de peces.

A su paso por el Monte de El Pardo, la ribera del río Manzanares concentra la flora y fauna de este espacio natural situado a las afueras de Madrid. Junto a la pasarela peatonal de Mingorrubio, diez patitos y su madre están a punto de ser testigos de la introducción de cien peces en su nuevo hábitat. Bogas, bermejuelas, colmillejas y cachos ya nadan aguas abajo con el objetivo de mejorar la biodiversidad de un río que cada vez muestra una mejor salud. 

"Estas cuatro especies eran originales del Manzanares, pero desaparecieron como consecuencia de la mala calidad de las aguas. Hoy podemos decir que se ha recuperado biodiversidad gracias a los proyectos de renaturalización del Río Manzanares por parte del Ayuntamiento de Madrid", ha señalado el delegado del Área de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, durante la suelta de estos peces.

Este proyecto dio sus primeros pasos en 2019, cuando se pescaron ejemplares en la cabecera de la Cuenca del Manzanares y se llevaron a los estanques situados en la depuradora de Viveros de la Villa. "En estas estaciones recreamos las condiciones del río, como la vegetación, la temperatura o el oxígeno del agua. De este modo, conseguimos adaptar a los alevines antes de su introducción en el hábitat natural y favorecemos su reproducción", explica la jefa de departamento de depuración del Ayuntamiento de Madrid, Elena de la Paz. 

La primera suelta de ejemplares se produjo en 2021 y, dado su éxito, el Ayuntamiento ha puesto en marcha la segunda esta primavera. "Nuestra idea es ir soltando todos los años ejemplares para reforzar esa población de especies que habían desaparecido del Manzanares", señala De la Paz. Para elegir estas especies, el Consistorio ha trabajado con expertos del Museo de Ciencias Naturales para ver cuáles eran los peces que se podían reforzar y recuperar en estos tramos. "El pez por excelencia en el Manzanares es el barbo, pero de estos hay muchos y por eso se han elegido estas cuatro especies en peligro de extinción", explica la técnica del Ayuntamiento.

Especies desaparecidas a mediados del siglo XX

La boga, la bermejuela, la colmilleja y el cacho habitaron el río hasta mediados del siglo XX y desaparecieron de sus aguas tras los cambios sufridos en su hábitat. La boga, la colmilleja y el cacho son especies vulnerables y están incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. Por su parte, la bermejuela es una especie protegida, figura en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, lo que indica que es necesaria su vigilancia para evitar que pase a la categoría de vulnerable.

Los ejemplares que ya forman parte del río fueron capturados en años anteriores en distintos puntos de Madrid, teniendo en cuenta la cercanía genética de la especie y la estimación poblacional. La boga y la bermejuela se recogieron en el río Lozoya, la colmilleja en el río Guadarrama y el cacho en el arroyo de Canencia. Tras su captura han vivido un periodo de adaptación previo a su suelta en los estanques habilitados en la depuradora de Viveros de la Villa.

Los peces de la suelta justo cuando sale del bidón para entrar en contacto con el agua del río Manzanares.
Los peces de la suelta justo cuando sale del bidón para entrar en contacto con el agua del río Manzanares.
AYTO. DE MADRID

A cerca de los movimientos de estas especies, el doctor biólogo en la Universidad Complutense, Felipe Morcillo, explica que "no son grandes migradores como puede ser el salmón, pero sí que realizan movimientos reproductores, aunque son capaces de mantenerse en una zona. Por ejemplo, la boga asciende el río para reproducirse, donde hay aguas más limpias y más oxigenadas para poner huevos".

El mayor problema al que se enfrentan estos peces son las especies invasoras que habitan el Manzanares, como la carpa, el lucio, el pez gato, o el alburno. "Estos peces pueden llegar a transmitir enfermedades a otras especies y llegan de la mano de los humanos, que los introducen en el río para pescar y no tener que desplazarse a otras zonas más alejadas", detalla Morcillo.

Procedimiento de la suelta y características de los peces

Los cien ejemplares que se han soltado este martes han llegado al río en grandes bidones desde la depuradora de Viveros de la Villa. Una vez dentro del río, los técnicos han ido introduciendo agua fluvial en los recipientes para ir aclimatando a los peces a su nuevo hábitat. Lo ideal sería ir aumentando un grado por hora hasta alcanza la temperatura óptima. Con el bidón lleno de agua, los trabajadores vuelcan el bidón para que los peces entren en contacto con el agua y comiencen a nadar en libertad

Dentro de las especies introducidas este martes, la boga es una especie muy parecida a la carpa, aunque de menor volumen y con ojos de gran tamaño. Vive en los tramos medios de los ríos, en zonas de corriente, aunque también se puede ver en las aguas de los embalses. Es un pez muy que vive en grupo, especialmente durante la migración antes de la reproducción en la parte alta del curso. Se alimentan de vegetación y de pequeños invertebrados y residuos orgánicos.

El cacho es un pez de complexión robusta, aunque su cuerpo no es demasiado grande. Es una especie de crecimiento rápido, propia de los tramos medios de los ríos, aunque al mismo tiempo puede convivir con la trucha en tramos altos de montaña. Estos dos hábitats tan distintos hacen que esta especie tenga un gran poder de adaptabilidad a los diferentes rangos de temperaturas, oxigenación del agua, velocidad de la corriente y disponibilidad de alimento.

La bermejuela es una especie de pequeño tamaño. Su alimentación consiste en pequeños invertebrados como insectos y crustáceos, residuos orgánicos y materia vegetal. Vive en ríos y lagos que no tienen conexión directa con el mar, donde tiende a mantenerse en zonas con corriente lenta y buena profundidad. Es una especie que depende mucho de la calidad del agua de su hábitat. 

Por su parte, la colmilleja habita en toda la península ibérica, aunque ha desaparecido del cauce de algunos ríos como el Ebro y el Guadalquivir. Se encuentra en las partes medias y bajas de los ríos con poca corriente y de fondos de arena con vegetación. Los adultos se alimentan principalmente de larvas de insectos, otros invertebrados, algas y residuos orgánicos.

Redactor '20minutos'

Redactor en la sección de Madrid. Graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y postgrado de Especialista en Información Económica por la Universidad Antonio de Nebrija. Me recorro el callejero de la capital mientras cubro la actualidad del Ayuntamiento de Madrid. Di mis primeros pasos en el Diario AS y en CincoDías. Con la curiosidad por bandera, siempre atento a lo que me rodea y con muchas preguntas por hacer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento