Un conductor de autobús de un aeropuerto estadounidense ha sido acusado de conspirar para cometer un atentado con "una o más armas de destrucción masiva" en el país, una amenaza que según las autoridades ya ha sido frustrada. Admitió al FBI que recibió formación para preparar bombas en un campo de entrenamiento de Al Qaeda

Najibulah Zazi, nacido en Afganistán, admitió al FBI que recibió formación para preparar bombas en un campo de entrenamiento de Al Qaeda en Pakistán.

Tanto el conductor afgano como su padre, Mohamed Wali Zazi, y un imam de Nueva York, Ahmad Wais Afzali —todos detenidos el pasado fin de semana—, han sido acusados de mentir a un tribunal federal en Colorado antes de que el caso se pusiera en manos de un gran jurado neoyorquino.

En un comunicado, el fiscal general de EEUU, Eric Holder, aseguró que "cualquier amenaza inminente" vinculada con estos tres arrestados "ha sido desbaratada", aunque recordó a los ciudadanos la necesidad de permanecer en alerta y "avisar de posibles actividades sospechosas" a las autoridades.