La tormenta de arena que asoló Sidney costará decenas de millones de dólares

  • Las pérdidas se deben principalmente a faltas al trabajo, retrasos, cancelación de vuelos y limpieza.
  • En 1991, Sidney sufrió unos vientos huracanados que provocaron daños por más de 600 millones de dólares.
Una tormenta de arena tiñó de rojo Sidney.
Una tormenta de arena tiñó de rojo Sidney.
JENNY EVANS / EFE

Sidney inició este jueves las tareas de limpieza para deshacerse de la espesa capa de polvo rojo que dejó el miércoles la tormenta de arena que tiñó de rojo a la mayor ciudad de Australia, que sufrirá pérdidas económicas valoradas en decenas de millones de dólares.

Además de la devastación causada por la arena, que cubrió automóviles y calles y se metió en el interior de casas y edificios, el fuerte viento -superior a los cien kilómetros por hora- destrozó cientos de árboles y tejados, informó la radio estatal.

Procedente del desierto del interior del país, el fenómeno empezó durante la noche del martes y llegó a primera hora del miércoles a Sidney, donde más de 4 millones de ciudadanos amanecieron bajo una espectacular luz roja.

La tormenta de arena paralizó la ciudad y los expertos advierten de que la economía del país se resentirá del suceso durante las próximas semanas.

Mark Goodsell del Grupo de Industria de Australia pronosticó que las pérdidas económicas llegarán a decenas de millones de dólares por la suspensión de obras, trabajadores que no pudieron ir a sus empleos, retrasos y cancelaciones de vuelos y el coste de la limpieza.

El cierre de un aeropuerto a gran escala

"Todos tenemos que limpiar ahora nuestras casas, incluido yo que me dejé las ventanas abiertas", confesó el experto, que comparó el efecto de la tormenta con el cierre de un aeropuerto, pero a gran escala.

En 1991, Sidney se vio afectada por galernas de vientos huracanados que causaron daños por valor de casi 600 millones de dólares, y en 1999 padeció una devastadora lluvia de granizo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento