Tensión en Honduras
Partidaros del presidente depuesto Manuel Zelaya, en los alrededores de la embajada de Brasil en Tegucigalpa. F. RIVERA/ REUTERS

El presidente Manuel Zelaya ha regresado a Honduras. Está refugiado en la embajada brasileña en Tegucigalpa mientras sus partidarios se concentran en los alrededores. La comunidad internacional aguarda impaciente la resolución de un conflicto que se ha prolongado durante meses.

1. ¿Cuál ha sido el detonante del conflicto?

El 28 de junio un comando del Ejército secuestró de noche, en su residencia oficial, al presidente electo, Manuel Zelaya, y lo trasladó en pijama y sin calcetines a Costa Rica. Inmediatamente después el Congreso designó a Roberto Micheletti como nuevo presidente de Honduras.

2. ¿Por qué se produce el golpe?

Micheletti y sus partidarios justifican su acción porque, según ellos, Zelaya planeaba hacer un referéndum no vinculante para garantizarse otro mandato en el poder, algo que está prohibido por la Constitución hondureña. El mandato de Zelaya hubiera concluido en enero.

3. ¿Cómo reacciona la comunidad internacional?

La Asamblea General de la ONU respalda a Zelaya y le pide a sus 192 miembros que sólo reconozcan al Gobierno depuesto. La Organización de Estados Americanos (OEA) también apoya a Zelaya y sanciona a Honduras. La Unión Europea condena el golpe de Estado y pide la restitución inmediata del orden constitucional.

4. ¿Cuál es la postura de EEUU?

La administración de Barack Obama apoya al presidente depuesto y desde el principio ha pedido su vuelta a Honduras. Tratando de mediar en el conflicto ha impulsado las conversaciones entre el Gobierno de hecho y los partidarios de Zelaya.

5. ¿Qué ha pasado mientras tanto en el país?

Desde el golpe de Estado hasta principios de agosto el país vivió bajo el toque de queda para evitar enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente depuesto. El país está dividido, pero los altos cargos están ocupados ahora por gente de Micheletti. Se han convocado elecciones para el 29 de noviembre.

6. ¿Cuál ha sido el momento más crítico de la crisis?

Aparte de la tensión que se vive ahora con Zelaya recluido en la embajada brasileña, y el miedo a un enfrentamiento sangriento entre ambos bandos pululando en el aire, el momento más delicado se produjo el 24 de julio, cuando Zelaya atravesó la frontera entre Nicaragua y Honduras y se paseó brevemente por el paso de Las Manos, escoltado por miles de seguidores que lo protegían del ejército. Como reacción de protesta, miles de partidarios del nuevo Gobierno se manifestaron al norte, en San Pedro Sula, contra el regreso de Zelaya.

7. ¿Ha habido algún intento de acercamiento?

En julio, representantes de ambos bandos se reunieron en Costa Rica, bajo la mediación del presidente Óscar Arias, para tratar de buscar una solución al conflicto. Las conversaciones dieron lugar al Acuerdo de San José, que ha sido declarado inconstitucional por el Tribunal Supremo de Honduras y rechazado tanto por Zelaya como por Micheletti.

8. ¿Qué consecuencias tiene la crisis para la población?

Todas las ayudas no humanitarias que tanto la UE como EE UU tenían previsto enviar al país han sido suspendidas.

9. ¿Qué está pasando en el país?

El presidente depuesto regresó por sorpresa a Tegucigalpa el pasado lunes. Se refugió en la embajada de Brasil, a cuyas puertas se han concentrado sus seguidores. El ejército hondureño ha sitiado la sede y ha dispersado por la fuerza a sus partidarios. Hay varios heridos de bala. En el interior de la embajada, una decena de fieles resiste sin comida ni agua junto a Zelaya. En el país se ha decretado el toque de queda.

10. ¿Qué puede pasar a partir de ahora?

El Gobierno de Micheletti rechaza la mediación internacional y quiere llevar a Zelaya ante los tribunales; pero se muestra partidario de “dialogar con él” si reconoce la legitimidad de las elecciones de noviembre. También ha aceptado la mediación imparcial de las Naciones Unidas. Zelaya desconfía y habla de “manipulación”. El presidente de Brasil, Lula da Silva, en cuya embajada se ha refugiado Zelaya, ha pedido la ayuda de la ONU para resolver la crisis de una manera rápida y pacífica.