El consumo de vino se desploma en todo el mundo: es el mínimo histórico en casi 30 años

Un grupo de mujeres bebiendo vino.
Un grupo de mujeres bebiendo vino.
Getty Images / iStockphoto
Un grupo de mujeres bebiendo vino.

El consumo mundial de vino cayó el año pasado a su nivel más bajo desde 1996, con una producción que cayó un 10%, después de la peor cosecha de uva del mundo en 62 años, según revela un nuevo informe de la Organización de la Viña y el Vino (OIV), de la que España es miembro.

Si bien el aumento del coste de la vida ha hecho mella en las tendencias de consumo, los expertos de la OIV, que supervisan el comercio, culpan a los cambios climáticos "extremos" de la caída general, recoge el Daily Mail.

Según esta organización, las "condiciones ambientales extremas", incluidas sequías, incendios y otros problemas climáticos, fueron las que impulsaron principalmente la tendencia y la mayor amenaza para la industria.

Dos de los principales productores de vino, Australia e Italia, sufrieron lo peor, con caídas de productividad del 26 y 23%, respectivamente. Otra mala noticia para los enólogos es que los clientes bebieron un 3% menos de vino en 2023, según este organismo intergubernamental con sede en Dijon, Francia.

El director, John Barker destacó "la sequía, el calor extremo y los incendios, así como las fuertes lluvias que causan inundaciones y enfermedades fúngicas en las principales regiones productoras de vino del hemisferio norte y sur".

Aunque afirmó que los problemas climáticos no son los únicos culpables de la drástica caída, "el desafío más importante al que se enfrenta el sector es el cambio climático".

"Sabemos que la vid, como planta longeva que se cultiva en zonas a menudo vulnerables, se ve fuertemente afectada por el cambio climático", añadió Baker.

Francia se opuso a la tendencia a la baja de la cosecha, con un aumento del 4%, lo que la convierte, con diferencia, en el mayor productor de vino del mundo. Por su parte, España perdió más de una quinta parte de su producción y las cosechas en Chile y Sudáfrica disminuyeron más del 10%.

Sin embargo, el consumo de vino el año pasado alcanzó su nivel más bajo desde 1996, lo que confirma una caída en los últimos cinco años. La tendencia se debe en parte a los aumentos de precios provocados por la inflación y a una fuerte caída del consumo de vino en China (una cuarta parte) debido a su desaceleración económica.

Los portugueses, franceses e italianos siguen siendo los mayores bebedores de vino per cápita del mundo.

Barker dijo que la disminución subyacente en el consumo está siendo "impulsada por cambios demográficos y de estilo de vida". Pero dadas las influencias muy complicadas sobre la demanda global en este momento, es difícil saber si la caída continuará.

"Lo que está claro es que la inflación es el factor dominante que afecta a la demanda en 2023", afirmó. 

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento