La Policía Nacional detiene a 15 personas en varias provincias españolas por posesión de pornografía infantil

Actuació policial contra la pornografia infantil
Actuació policial contra la pornografia infantil
POLICÍA NACIONAL
Actuació policial contra la pornografia infantil

La Policía Nacional ha detenido a quince personas en varias provincias por supuestamente intercambiar y almacenar pornografía infantil en dispositivos electrónicos y en servidores de internet ubicados en la nube.

El dispositivo, llevado a cabo en Valladolid, Santa Cruz de Tenerife, Zaragoza, Alicante, Ciudad Real, Las Palmas, Sevilla, Pontevedra, León, Almería, Vizcaya y Guipúzcoa, se ha saldado con el arresto de dos hombres con antecedentes por hechos similares y de otro que también fue denunciado como supuesto autor de las agresiones sexuales sufridas por su hija de nueve años.

Según ha informado la Dirección General de la Policía, la bautizada como operación Aljafería se inició cuando los agentes de la Unidad Central de Ciberdelincuencia recibieron información relevante acerca de la explotación sexual de menores en internet.

Esta provenía de las autoridades estadounidenses, concretamente del Departamento de Seguridad Interior (DHS) y del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC), organismo que tiene la atribución legal para recopilar denuncias, clasificarlas y repartirlas por países.

El análisis de esta información permitió a los agentes españoles detectar a quince personas que supuestamente almacenaban pornografía infantil, centrándose en aquellos más graves y los que, pese a constar con datos diferentes, pertenecían al mismo sospechoso.

Guardaba el contenido en su teléfono móvil

El primer arresto se llevó a cabo en León, donde se encontraba un hombre que guardaba esos contenidos tanto en su teléfono móvil como en la nube y que lo intercambiaba con otro ciudadano español que había conocido en el chat de una televisión local.

Esta pista llevó a los investigadores hasta Alicante, donde dieron con este segundo objetivo, quien ya había sido detenido en 2018 por traficar con pornografía infantil.

Le intervinieron dos teléfonos móviles en los que tenía más de 6.000 archivos con este tipo de contenido, por lo que fue detenido y puesto a disposición de la autoridad judicial.

También en la provincia de Alicante vivía el titular de una cuenta de correo electrónico de la que los agentes, ante la gran cantidad de imágenes de explotación sexual de menores que albergaba, llegaron a emitir nueve informes distintos.

Durante el registro de su domicilio no solo se confirmó el delito al observar fotos y vídeos pornográficos en su teléfono y su ordenador, sino que constataron que su hermano también consumía esas imágenes y estaba en chats dedicados a ello. Ambos fueron detenidos y puestos a disposición judicial.

Un detenido abusó de su hija

Otro de los investigados, radicado en Las Palmas de Gran Canaria, no ocultaba sus intenciones, ya que desde la cuenta virtual que empleaba hacía referencias a imágenes de índole sexual de menores, de las que se encontraron gran cantidad.

En el momento de su arresto la hija de su pareja relató que el hombre había abusado de ella cuando tenía nueve años y decidió denunciar formalmente aquellos hechos, que se suman a la acusación de tenencia de pornografía infantil.

En Puertollano (Ciudad Real) se localizó a un individuo que tenía numerosos archivos pornográficos en su teléfono móvil y en diferentes nubes, mientras que al arrestado en Pontevedra se le incautaron hasta 44 vídeos y cinco fotografías, con lo que, a juicio de los investigadores, se descarta cualquier posibilidad de una conducta accidental.

Por su parte, el detenido en Sevilla disponía de casi 800 fotos y 34 vídeos sexuales en los que aparecían menores que había descargado desde un portátil, mientras que el de Zaragoza tenía abierta la sesión de descarga de este tipo de contenidos en el momento en que los agentes entraron en su domicilio.

El detenido en Tenerife, de nacionalidad italiana, almacenaba el contenido en discos duros y tenía una decena de denuncias previas, mientras que los dos últimos casos se registraron en Valladolid.

Uno de ellos, el de un hombre español de 20 años que golpeó en la cara a uno de los policías que le arrestaron y tuvo que ser inmovilizado por otros cuatro, por lo que al delito de tenencia de pornografía infantil se le suman los de atentado y resistencia a los agentes de la autoridad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento