Máxima tensión ante el desalojo el próximo jueves de 'La Ruina', uno de los edificios okupados en la plaza Bonanova

  • El colectivo okupa ha blindado la casa con vallas de obra y convoca una concentración a las 6 de la mañana.
Los Mossos d'Esquadra mantienen este jueves un gran dispositivo de vigilancia en la plaza Bonanova de Barcelona ante las concentraciones convocadas para esta tarde frente a los edificios okupados de La Ruïna y el Kubo.
Los Mossos d'Esquadra mantienen este jueves un gran dispositivo de vigilancia en la plaza Bonanova de Barcelona ante las concentraciones convocadas para esta tarde frente a los edificios okupados de La Ruïna y el Kubo.
Los Mossos d'Esquadra mantienen este jueves un gran dispositivo de vigilancia en la plaza Bonanova de Barcelona ante las concentraciones convocadas para esta tarde frente a los edificios okupados de La Ruïna y el Kubo.

Este jueves 30 de noviembre, los edificios okupados en la plaza Bonanova de Barcelona, el Kubo y la Ruina, volverán a la actualidad ya que el juez ha fijado el desalojo del segundo para ese día. La orden de la magistrada del juzgado de primera instancia número 39 de Barcelona señala que si los ocupantes no abandonan voluntariamente el inmueble, los Mossos d'Esquadra tienen que hacer cumplir el mandato. La tensión está asegurada, ya que nada más conocerse la nueva fecha de desahucio, los okupas convocaron movilizaciones a partir de las seis de la mañana de este próximo jueves bajo una premisa contundente: “Si el Kubo y la Ruina caen, el barrio arderá”.

2ºTweet:

">

Tanto la ruina, la casa sobre la que se ha decidido el desalojo para este jueves, como el edificio de oficinas contiguo, conocido como el Kubo, han estado rodeados de polémicas desde que hace años fueron okupados. Los vecinos han denunciado reiteradamente molestias e incivismo, pero el punto álgido llegó esta pasada primavera en el contexto de las elecciones municipales. Partidos como Valents, Ciutadans y Vox aprovecharon el descontento para convocar manifestaciones a favor del desalojo inmediato.

A estas movilizaciones se unió la empresa Desokupa, compañía privada que se dedica al desalojo de inmuebles, que hizo un llamamiento masivo por medios y redes sociales a manifestarse delante de los edificios de la plaza Bonanova. Al mismo tiempo y como reacción, los colectivos a favor de la okupación convocaron manifestaciones en el mismo lugar, lo que ocasionó una gran tensión ambiental, sin llegar a originarse altercados.

Comunicado desafiante

No obstante, ante esta nueva orden de desalojo para este jueves 30 de noviembre, los okupas del Kubo y la Ruina han asegurado que estarán preparados "para todo" cuando tengan que enfrentarse a un intento de desalojo. En un comunicado han señalado que "una vez más Sareb y el estado intentarán echarnos de casa", pero han advertido que esta vez "les saldrá peor" y que están “listas para responder con toda la furia". En el mismo escrito afirman que “el Kubo y la Ruina ya son eternos” y que seguirán asumiendo "todo lo que venga".

1r tweet:

">

Con el mismo tono desafiante, el comunicado de los okupas de la Ruina y el Kubo afirman que "convertimos nuestro hogar en campo de batalla" y que utilizarán todo lo que tienen a su alcance para combatir una guerra "social". De momento, ya han blindado el edificio con vallas de obras, de las que se utilizan para cortar calles, creando toda una estructura exterior de acero para impedir que los Mossos accedan al interior de la casa.

Años de okupación

La ruina es una casa situada frente a la plaza Bonanova que está ocupada desde 2019. Previamente, en el 2016, había sido ocupado el Kubo, un antiguo edificio de oficinas colindante con la Ruina. Ambos están conectados a través de una pequeña reja. Aunque pueda parecer que forman parte del mismo proceso judicial, cada uno tiene su causa diferenciada en distintos juzgados.

Una de las concentraciones en apoyo de las okupaciones del pasado mes de mayo.
Una de las concentraciones en apoyo de las okupaciones del pasado mes de mayo.
ACN

En el proceso del Kubo, el juez ya determinó que los ocupas no son legítimos propietarios y que tienen que ser desalojados. Hubo un primer intento de desahucio el pasado 23 de marzo, pero los Mossos consideraron que no se garantizaba la seguridad necesaria y lo suspendieron. Igual que han hecho ahora ante el desalojo de este jueves, en aquella ocasión, colocaron decenas de vallas metálicas y materiales de obra en las puertas y ventanas para impedir el acceso a los Mossos.

Creación de un CAP

Por otra parte, los vecinos del barrio de La Bonanova piden que, cuando los edificio queden vacíos, se destinen a un nuevo Centro de Atención Primaria, CAP, ya que el que da servicio actualmente está en el barrio vecino de Vallcarca, muy alejado de la zona.

Sin embargo, desde el Ajuntament no se ve factible la demanda porque la creación de un CAP es competencia del departamento de Salud de la Generalitat, y además, habría que cambiar la calificación de los terrenos a otra que permitiese la construcción de equipamientos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento