Juan Luis Saldaña Periodista y escritor
OPINIÓN

Aprender a decirle “hola, hola” a la muerte

Las frases más legendarias de Pepe Domingo Castaño: el 'hola, hola', 'Pepe un purito'...
Las frases más legendarias de Pepe Domingo Castaño: el 'hola, hola', 'Pepe un purito'...
Cope
Las frases más legendarias de Pepe Domingo Castaño: el 'hola, hola', 'Pepe un purito'...

La muerte es, sin duda, uno de los tabúes principales de nuestra sociedad. Hace poco hablé con el empleado de una funeraria y me explicó algunos detalles interesantes de su trabajo. Me dijo, entre otras cosas, que la gente busca pasar el trago cuanto antes, esconder al muerto, hacer como que nada ha pasado y volver rápido a la vida normal. Parte de su trabajo, me explicó, es conseguir que eso no pase.

Encontré por casualidad el vídeo de una versión en directo de la canción “La fiesta” del cantante puertorriqueño Pedro Capó. En ella, con un comienzo espectacular, habla de cómo quiere que sea su muerte y lo que vendrá después. Es un testamento de alegría, vitalidad y amor a la vida que merece la pena escuchar. En un panorama de canciones latinas banales, encontrar una joya como esta es todo un hallazgo y un gran argumento para la esperanza.

El videoclip de la canción tampoco tiene desperdicio. Es una recreación del cuadro “El velorio” del pintor impresionista Francisco Oller, nacido en Puerto Rico en 1893. En este lienzo se “celebra” el fallecimiento de un niño pequeño y junto al dolor se observa una cierta alegría porque el alma del pequeño ha ido al cielo directamente. Pedro Capó escribió una canción hermosa en la que destaca como una pepita de oro la frase: “la gente buena no se entierra, se siembra” y el vídeo así lo recoge.

Escucho las reacciones de los compañeros de Pepe Domingo durante esta semana y me viene a la mente “La fiesta” de Pedro Capó.

Ha muerto esta semana el gran periodista Pepe Domingo Castaño. Yo soy uno más de los que escucharon su voz y se sintieron acompañados por él. Admiré su trabajo, en especial, me divertí con su estilo de integrar la publicidad y me aprendí de memoria canciones sobre tractores, puros, pipas, herramientas y lo que fuera necesario. Después, las he cantado con mis amigos en algunos momentos de exaltación. Escucho las reacciones de los compañeros de Pepe Domingo durante esta semana y me viene a la mente “La fiesta” de Pedro Capó. Desearía que todos la escucharan porque hay mucho de Pepe Domingo en ella.

Los oyentes de los programas en los que estaba Castaño hemos tenido el privilegio de acompañar y escuchar a un grupo de personas que se lo pasaban bien juntas, que narraban asuntos más o menos interesantes y que, en cada momento, celebraban la vida y la amistad. Eso es mucho más importante que un gol en Balaídos o un penalti en Las Gaunas -cuando Las Gaunas era Las Gaunas-, aunque todo tiene su sentido. Los herederos de Pepe Domingo tienen un reto importante por delante: cuidar el legado, regarlo y recoger los frutos porque, como dice Pedro Capó “la gente buena no se entierra, se siembra”. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento