El huracán Idalia se degrada a tormenta tropical, pero mantiene su avance hacia Georgia y las dos Carolinas

Daños causados por el huracán Idalia en Horseshoe Beach, Florida.
Daños causados por el huracán Idalia en Horseshoe Beach, Florida.
EFE
Daños causados por el huracán Idalia en Horseshoe Beach, Florida.

El huracán Idalia se degradó esta madrugada a tormenta tropical, con vientos máximos sostenidos de 110 km/h, mientras atraviesa los estados de Georgia y las dos Carolinas, y tras azotar este miércoles la costa oeste de Florida como un huracán de categoría 3, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) de EEUU.

Pese a haberse degradado, Idalia, que llegó a ser un huracán de categoría 4 antes de tocar tierra en la región conocida como Big Bend, en el norte de la costa oeste de Florida, continúa arrastrando fuertes vientos y causando marejadas ciclónicas e inundaciones, advirtió el NHC, con sede en Miami.

El huracán Idalia se situará a lo largo de este jueves frente a la costa de Carolina del Norte y alcanzará el fin de semana aguas del oeste del Atlántico.

Los expertos del NHC vaticinan "un debilitamiento adicional" de Idalia hasta esta noche, pero "se espera que siga siendo una tormenta tropical mientras se mueve cerca de las costas de Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte".

Importantes daños en Florida

El paso de Idalia por Florida ha sido catastrófico para muchos condados. Los bulevares playeros y muelles de muchas localidades costeras, sobre todo en el Big Bend floridano, fueron invadidos por el mar, con veleros arrojados hacia el interior y acumulación de escombros por la acción de los fuertes vientos y la marejada.

Una estela de destrucción es lo que muestran las primeras imágenes del paso de Idalia por el noroeste de Florida, un estado en el que el huracán  ha provocado inundaciones históricas, cierre de carreteras, viviendas despedazadas y donde todavía más de 260.000 casas y edificios están sin energía.

Idalia, que tocó tierra este miércoles en Florida con vientos de 205 km/h, es el huracán más poderoso que en los últimos 125 años ha impactado en la región de Florida conocida como Big Bend.

En Cedar Key, al norte de la Bahía de Tampa, la marejada ciclónica elevó el mar hasta 2,4 metros por encima de su nivel normal en la mañana de este miércoles, según las primeras informaciones, un registro superior al récord en esta parte que produjo el huracán Hermine en 2016.

Por el momento son dos las víctimas mortales que de forma indirecta ha dejado este poderoso ciclón, dos personas que perecieron en accidentes de tránsito mientras conducían en medio de "extremas" condiciones climáticas. 

Las autoridades advirtieron que el mayor peligro es la subida del mar, que puede llegar a elevarse hasta 4,5 metros en algunos puntos de la costa del noreste de Florida a causa de la combinación de la marejada ciclónica y las mareas vivas de esta época del verano.

Florida se vuelca en el rescate de personas

Ante la situación, Florida se ha volcado este jueves con las labores de rescate y recuperación de las zonas más golpeadas. Así, Ron DeSantis, el gobernador estatal, ha asegurado en una rueda de prensa que los equipos de emergencia han logrado rescatar hasta unas 40 personas que se quedaron atrapadas en sus casas. 

De la misma forma, ha declarado que la prioridad absoluta es "que nadie quede atrapado" en ninguna de las comunidades afectadas. Por el momento, las primera evacuaciones indican que el daño causado por Idalia es menor del que hace un año produjo otro poderoso huracán: Ian, que también entró por la costa oeste de Florida y fue el responsable de casi 150 muertes y pérdidas millonarias. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento